Propuesta de creación de una Comisión en el Congreso para el tratamiento político dialogado del contencioso entre la Generalitat de Catalunya y el Estado.

                                                     A LA MESA DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

El Grupo Parlamentario Socialista tiene el honor de dirigirse a esa Mesa fin de proponer, de acuerdo con las previsiones de la Resolución de la Presidencia del Congreso de los Diputados de 26 de junio de 1996, sobre procedimiento de creación y reglas de funcionamiento de las Subcomisiones en el seno de las Comisiones de la Cámara, la creación de una Subcomisión, en el seno de la Comisión Constitucional, para promover el diálogo y la reflexión sobre la cuestión catalana que permitan -en ese marco parlamentario- la proposición de medidas consensuadas.

El Diputado /  Odón Elorza

En el Congreso de los Diputados, a 29 de mayo de 2017. 

 

 

                                                                   

                                                                    EXPOSICIÓN DE MOTIVOS :

La situación límite que se vive en Catalunya como consecuencia del contencioso que arrastramos y enfrenta a la Generalitat con la Administración General del Estado, no sólo afecta negativamente a las relaciones entre las instituciones y entre las fuerzas políticas sino que provoca grandes incertidumbres juridico-políticas y tensiona el clima de convivencia ciudadana.

El Presidente Carles Puigdemont ha continuado con las amenazas de las fuerzas independentistas de celebrar -el próximo 1 de octubre- un referéndum unilateral de autodeterminación. Los socialistas consideramos que nos encontramos en un callejón sin salida ante el desafío secesionista impulsado por la Generalitat y sus socios, con la puesta en marcha de un proceso dirigido al incumplimiento de la legalidad vigente y a la desobediencia civil. A lo anterior se une la tradicional pasividad e inmovilismo del Gobierno central, incapaz de abrir, en profundidad, una etapa de diálogo y negociación.

La mayoría social de Catalunya reclama atención y demanda soluciones concretas y sin dilación. Mientras, contempla como algunos partidos buscan réditos electorales de la confrontación y no son capaces de gestionar la crisis. Ante ello, el PSOE, como un partido que es alternativa de gobierno, nunca se ha instalado ni en el silencio ni en la resignación. El PSOE considera que la solución no radica en la celebración de una consulta de autodeterminación que, hoy por hoy, además de constituir una salida traumática se enfrenta a obstáculos legales insalvables y tampoco tiene apoyo en los órganos de la UE ni acogida en el derecho internacional de la ONU.

La historia está llena de ejemplos en los que la política se abrió paso en la resolución de conflictos que habían llegado al borde del precipicio. Así, rotas desde hace tiempo las relaciones entre el Gobierno central y la Generalitat catalana, proponemos trasladar el diálogo sin condiciones previas para la búsqueda de entendimiento y de posibles salidas al espacio democrático del Parlamento español. Y lo hacemos desde el rechazo a las iniciativas de secesión unilateral que desprecian el actual marco constitucional y estatutario y han conducido a un escenario de confrontación y ruptura.

Somos conscientes de la acumulación de litigios judiciales y de los efectos en la sociedad catalana de la Sentencia del Tribunal Constitucional contra el Estatut en 2010. Afirmamos, con rotundidad, que el diálogo institucional es imprescindible para la resolución de las diferencias en cuestiones competenciales, en el reconocimiento de la personalidad singular catalana, en inversiones en infraestructuras o en materias económicas y financieras entre la Generalitat de Catalunya y el Estado.

A medio plazo, los Socialistas reiteramos la necesidad de revisar la organización territorial del Estado mediante la reforma de la Constitución con el acuerdo entre las diferentes formaciones políticas, introduciendo, en nuestra opinión, un nuevo modelo de Estado basado en los principios del federalismo y desarrollado en la Declaración de Granada que aprobó el PSOE.

Pero sin tener que esperar a un complejo proceso de reforma constitucional, se debería explorar para el caso catalán todas las posibilidades prácticas que permite la Constitución desde una lectura flexible y abierta del texto. Todo ello, en línea con la concepción de un "constitucionalismo útil", como defendía.Ernest Lluch en sus reflexiones políticas sobre la búsqueda del entendimiento para superar el desencuentro sobre el modelo territorial y para construir un nuevo Pacto de Estado.

Ernest Lluch, ex Ministro y ex Diputado, en su vertiente de experto constitucional, teorizó acerca de un "constitucionalismo útil" que permitiera encontrar fórmulas de reconocimiento a la personalidad de Nación histórica para Catalunya en el marco de una España plural y lograr la garantía constitucional hacia su carácter nacional y su conciencia propia, así como ampliar su autogobierno. En el caso que nos ocupa, se trata de favorecer la convivencia de identidades y la viabilidad de desarrollar proyectos compartidos entre Catalunya y una España plurinacional, multicultural y plurilingüística. Y junto a ello, la presencia de la Generalitat en las instancias europeas para participar en su construcción, como institución que es parte de un Estado compuesto.

Más allá de los desaciertos políticos y de las actitudes irresponsables de todas las autoridades que han provocado esta situación límite, los socialistas queremos priorizar el ejercicio de la política, de más política para afrontar el conflicto. Por ello, abogamos por crear un espacio de encuentro. Y donde sino en el Congreso de los Diputados para que sirva al diálogo, estudio y presentación de propuestas para encauzar de modo democrático las discrepancias, como corresponde a un Estado de Derecho.

En un mundo de soberanías compartidas e interdependencias crecientes en todos los planos, la posible solución al clima de tensiones y confrontación política que se vive en Catalunya pasa por expresar la voluntad política de buscar acuerdos, abriendo una vía de reflexión entre el conjunto de fuerzas políticas y dentro de una Comisión Parlamentaria en Las Cortes, órgano que representa la soberanía popular.

Con esta propuesta, el Grupo Parlamentario Socialista exige a las partes un ejercicio de responsabilidad democrática y de lealtad institucional para tratar de reconducir el enfrentamiento. No debemos olvidar que, durante años, sectores importantes del nacionalismo catalán han facilitado la gobernabilidad y la cohesión de España, contribuyendo a consolidar el propio entramado constitucional vigente, aportando posibilismo negociador y diálogo democrático, así como legitimidad a la resolución, por la vía estatutaria, de un conflicto histórico en la relación entre Catalunya y España.

En consecuencia y de acuerdo con lo que establece la norma segunda 2 de la Resolución de la Presidencia del Congreso de los Diputados de 26 de junio de 1996, sobre procedimiento de creación y reglas de funcionamiento de las Subcomisiones en el seno de las Comisiones de la Cámara, se propone la creación de una Subcomisión, en el interior de la Comisión de Constitucional del Congreso de los Diputados, para el tratamiento político dialogado del contencioso entre la Generalitat de Catalunya y el Estado.

Esta Subcomisión, a crear con carácter inmediato, tendría las siguientes características y objetivos :

A) Objeto de la Subcomisión: Impulsar el diálogo y la reflexión, solicitar comparecencias de representantes institucionales y expertos, realizar diagnósticos y alcanzar, a modo de un Informe de conclusiones consensuadas, propuestas de medidas políticas, bien en el actual marco constitucional o bien en el de una reforma pactada de la Constitución, para reforzar el sistema de autogobierno de Catalunya, favorecer la normalización de la convivencia ciudadana y la relación de Catalunya en España.

B) Composición: La Subcomisión estará integrada por tres representantes de cada uno de los Grupos Parlamentarios con ochenta o más miembros, dos representantes de cada uno de los grupos parlamentarios con cuarenta o más miembros y un representante de cada uno de los restantes grupos parlamentarios.

C) Adopción de acuerdos: En los acuerdos que adopte la Subcomisión se aplicará el criterio del voto ponderado.

D) Plazo para la realización de los trabajos de la Subcomisión: La subcomisión desarrollará sus trabajos y presentará el informe a que se refiere el apartado a) en el plazo de seis meses.

 

Archivo

« Junio 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Copyright © 2014 - odonelorza.com - Todos los derechos reservados.