Slider

Los ultras entienden su Reconquista como una involucion en derechos y libertades.

Se han encendido todas las alarmas tras la derrota del PSOE y el triunfo de quienes pretenden una involución. El PSOE estaría a punto de perder el Gobierno de Andalucía después de “ganar” las elecciones, aunque muy por debajo de las previsiones, y con pérdida de votos para las dos fuerzas de izquierda. En ese escenario irrumpe con fuerza la extrema derecha hasta el punto de que se empieza a perfilar un Frente Nacional entre el PP, C’s y VOX para gobernar Andalucía, tras un acuerdo en la sombra entre las derechas en el que los ultras tendrán la llave de todo. Eso sí, habrá mucha palabrería en las próximas semanas y un estudiado juego del despiste para intentar tapar lo que es ya un pacto de Casado y Rivera con los ultras.

Considero que las claves de los malos resultados del PSOE tienen relación con conceptos como liderazgo, hartazgo, motivación y credibilidad. Estoy convencido de que el PSOE-Andalucía sabrá hacer una lectura objetiva de los resultados y una reflexión autocrítica para sacar conclusiones de los errores. Y lo hará explorando también todas las posibilidades de continuar en el Gobierno al ser la primera fuerza. En ello tienen, especialmente Susana Diaz, el apoyo y la solidaridad de todo el PSOE.

El conflicto en Cataluña ha estado muy presente en la campaña y la defensa de la unidad de España ha sido uno de los temas centrales de la campaña por parte de las derechas. Sin embargo, los secesionistas de Cataluña no quieren ser conscientes de que sus actitudes y discursos de desprecio a todo lo español, el procés de ruptura ilegal y de confrontación ha despertado el nacionalismo españolista más rancio en diferentes Comunidades españolas. Y lo que es más grave, tengo la impresión de que han celebrado los resultados en Andalucía porque a su estrategia le interesa una España rancia, de derechas, que responda a las provocaciones de los “rufianes” con todo menos con el diálogo y la negociación sobre salidas constitucionales.

Lo cierto es que la actitud de Puigdemont, Torra y los partidos secesionistas crearon la tormenta perfecta, con la colaboración de Rajoy y River, para que en Andalucía se avivara y explotara el nacionalismo españolista. Tanto Casado como Rivera han dado con su política de crispación, desde la Moción de Censura, aún más cobertura al discurso ultra de VOX,  acercándose a a sus posiciones. Con ello avanza la fractura de la cohesión en España.

Esta crisis se produce cuando, precisamente, estamos celebrando los 40 años de una Constitución de la que VOX es enemigo. Y en medio de un rechazo de Gobiernos de distintos Estados a la idea de una Europa Unida. Sabido es que VOX quiere levantar los muros y fronteras de la Europa de la guerra fría. Son los mismos que rechazan con visceralidad la Ley de Memoria, la exhumación de los restos del dictador y la apertura de fosas y cunetas en las que continúan de manera indigna las victimas del franquismo. Por eso los ultras hablan de Reconquistar ... el pasado.

Hemos llegado a una situación de emergencia que requiere reforzar el liderazgo institucional de Pedro Sanchez y del Gobierno para profundizar en la Agenda social, feminista y ecologista, defender la democracia y desarrollar una tarea de clarificación pública pedagógica de lo que supone para nuestras vidas la irrupción de VOX, que sigue la misma inercia y programa del populismo nacionalista que se extiende por Europa.

Debemos dejar bien claro que la extrema derecha representa un peligro, no solo de cara a la formación de alianzas y gobiernos tras las próximas elecciones autonómicas y municipales, sino por el arrastre que provoca en el discurso de Casado y Rivera para afrontar una auténtica involución de aquellas leyes que hoy garantizan las libertades individuales, la igualdad entre las personas, el respeto a la diversidad que conlleva la inmigración y la consolidación del sistema autonómico con gobiernos de proximidad.

El Gobierno Socialdemócrata tiene por delante importantes desafíos. Pienso en el objetivo de negociar los Presupuestos para 2019 sobre cuestiones que afecten a la mejora de la calidad de vida de las personas, además de promover y acordar en el Consejo de Ministros y en el Parlamento aquellos Reales Decretos y Leyes que atiendan las demandas ciudadanas más urgentes. Se trata de temas como el SMI, la reforma laboral, el Plan de Empleo para los jóvenes, las Pensiones, la Dependencia, el subsidio a los parados mayores de 52 años, las medidas para combatir la violencia machista y hacer avanzar la igualdad de género, una transición energética pactada y justa, combatir la corrupción y afianzar la regeneración democrática con nuevas medidas.

Son compromisos políticos básicos que hay que ir cerrando, con audacia y desde el diálogo y la negociación con otras fuerzas democráticas y progresistas. En ese empeño, los Socialistas nos dejaremos la piel. También será necesario el concurso de buena parte de la ciudadanía, en especial de la juventud, que tras lo ocurrido en Andalucía tiene que movilizarse por la democracia, en rechazo de la involución y tomarse la revancha democrática acudiendo a votar en masa en las próximas elecciones de mayo.

 

Odón Elorza.

Secretario de Democracia Participativa y Transparencia de la CEF del PSOE /  Diputado por Gipuzkoa.

Publicado en La Hora Digital. 4 de diciembre de 2018. 

Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.