Slider

La movilización de los demócratas para hacer frente a la involución.

No es una campaña electoral más la que estamos viviendo. Entre otras razones por lo mucho que hay en juego sobre el futuro de la democracia en España y sobre nuestros proyectos de vida, al margen de lo que opinemos de la política partidaria y los políticos.

Votar significa posicionarnos, comprometernos con un programa concreto sin perder luego la capacidad de control, de exigir su cumplimiento y una rendición de cuentas para el caso de que la opción elegida llegue al gobierno. El voto es un ejercicio obligado de madurez democrática y responsabilidad ciudadana. Ante la importancia histórica del 28A, llamamos a la movilización de la mayoría democrática del país. 

En las elecciones generales del 28 de abril la doble opción política ha quedado reflejada con mucha claridad tras lo visto en Andalucía y la foto de la Plaza de Colón: la elección está entre un modelo social de progreso que continúe las medidas aprobadas en los últimos nueve meses por el Gobierno de Pedro Sánchez o la involución de la mano de unas derechas reaccionarias; avanzar en las respuestas justas a los nuevos desafíos de una sociedad de la globalización deshumanizada, combatiendo contra las crecientes desigualdades, o el retroceso de nuestros derechos básicos y del sistema de libertades.

No ocultaré que si gana Pedro Sánchez, con una mayoría amplia que le permita formar un gobierno estable para afrontar con garantías el cumplimiento de los compromisos electorales del PSOE, el camino a recorrer estará plagado de dificultades y de trampas. Pero es, sin duda, la mejor opción con diferencia frente a la amenaza que representa el Frente Nacional de unas derechas que aspiran a sumar para formar un gobierno que sería absolutamente dependiente de los votos de la extrema derecha. Algo que pondría en riesgo la democracia, porque VOX ya ha contaminado a Casado y Rivera.

Pienso en las políticas sociales que hay que asegurar, la regeneración pendiente del sistema democrático para acabar con la corrupción y revitalizarlo en su dimensión participativa y deliberativa, la búsqueda del diálogo político tanto para aprobar pactos de Estado como para hacer posible la convivencia junto a la superación de la crisis territorial en Cataluña.

Pero, además, nos aguarda la aplicación de respuestas sólidas ante la necesidad de un nuevo modelo educativo, económico, industrial, laboral y fiscal para España ante los retos de la revolución digital y sus efectos sobre el empleo. Hemos de trabajar por regular y ordenar las migraciones desde el acuerdo entre los Estados en la UE y garantizar la supervivencia del planeta combatiendo el cambio climatico en base a una transición energética pactada y justa.

Tambien tenemos que desarrollar, con la presencia e influencia del Presidente Pedro Sánchez en las instancias europeas, aquellas políticas de progreso que fortalezcan una Unión Europea más solidaria y competitiva frente a China y USA, que trabaje por humanizar y regular la globalización, que logre la armonización fiscal y luche por la desaparición de los paraísos fiscales. Europa está en crisis, debilitada por la confrontación interna, el Brexit, la pérdida de valores y la pandemia ultra representada por el populismo y la extrema derecha.

Vivimos una etapa histórica en el devenir de la condición de ciudadanía, en el intento colectivo de resolver los problemas locales y globales en el marco de una gobernanza ética y cívica. Tenemos la oportunidad el próximo 28A de dar un paso histórico desde las urnas, optando por los valores, principios y respuestas que forman parte del renovado proyecto Socialdemócrata del PSOE. ¡Todo está en el aire!

Odón Elorza / Candidato a Diputado del PSOE por Gipuzkoa.

11 de abril de 2019 / Publicado en La Hora Digital. 

Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.