Slider

28A en el País Vasco : Planeta foral o planeta global.

La ciudadanía vasca no puede quedarse atrapada el 28A en las habituales disputas caseras, obviando el riesgo real de una involución política en España y dando la espalda a los grandes problemas de la ciudadanía, que son compartidos, en un mundo que es global y que, por tanto, exige soluciones globales desde instancias estatales y europeas.

Seré más claro. Lo determinante para la ciudadanía vasca, el próximo 28 de abril, lo que nos debe hacer reflexionar sobre el sentido de nuestro voto no es quién negocie una transferencia más para Euskadi ni quién aparezca como más genuinamente vasco ni la capacidad de cambiar de interlocutor en las negociaciones que muestra el PNV.

La cuestión a la que deberíamos responder es qué partido y qué líder nos garantizará, desde el Gobierno de España, el autogobierno vasco, la recuperación de los derechos sociales y laborales en condiciones de dignidad y la respuesta a los desafíos de gran complejidad referidos a las diferentes vertientes que encierran la globalización y la sostenibilidad.

La garantía no es otra que Pedro Sánchez y el PSOE. Es el único voto útil para contar con un gobierno fuerte, democrático y progresista frente a la suma del Frente Nacional que forman los de la foto de la Plaza de Colón.

El 28A están en juego las libertades ciudadanas, los avances en la regeneración de la democracia, las políticas de progreso a defender con una voz respetada en las instancias de la UE de cara al fortalecimiento de la economía europea o a las respuestas justas que tiene que dar Bruselas para afrontar los retos de humanizar y regular la globalización o luchar contra los paraísos fiscales.

Debemos apoyar un gobierno para España que sepa anticiparse a los efectos en la economía y en el empleo de la revolución digital y la robotización, formando para ello a las personas en el conocimiento y en la innovación. Un gobierno que dote al país de las herramientas legislativas pactadas y de una planificación que permitan afrontar la lucha contra el Cambio Climático y la aplicación urgente de una transición ecológica para la sostenibilidad de la economía. De eso tratan, de manera fundamental, estas elecciones.

Pero los nacionalistas vascos no quieren que pensemos en estas cuestiones. Porque ellos prefieren vivir encerrados en su planeta foral, ajenos a los graves problemas compartidos que se dan en el devenir de Europa y para el futuro del mundo en este siglo XXI. Para ellos, las transferencias pendientes y las demandas soberanistas a recoger en un “nuevo estatus entre Euskadi y España” para recorrer el irresponsable camino de los secesionistas en Cataluña, son lo fundamental. Y lo terrible sería que el 28A se movilizaran en las urnas en esa dirección. Me parecería una demostración de miopía y egoísmo, como si vivieran en otro mundo.

Quienes actúan como si fueran los dueños de ese planeta foral, PNV y Bildu, no parecen ser conscientes de que lo que hay en juego el 28A son nuestros proyectos de vida y felicidad. Están en riesgo ante la amenaza de involución y marcha atrás que plantean las tres derechas, nacionalistas españolas y ultra conservadoras, articuladas en un Frente Nacional.

Solo la actitud irresponsable de Bildu y del PNV de Gipuzkoa les ha llevado a decir que sienten envidia del procés de Cataluña o que irán al Congreso de Madrid a abrir un proceso de secesión y ruptura territorial mediante la reclamación del derecho de autodeterminación en la nueva legislatura. Semejante barbaridad, si encontraran apoyó el 28A, supondría reabrir una grave crisis de convivencia en el País Vasco.

Odón Elorza / Candidato del PSE/PSOE por Gipuzkoa al Congreso.

San Sebastián, 19 de abril de 2019.

Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.