Slider

Diferencias entre el modelo de ciudad de la izquierda y el de la derecha.

La forma de gestionar las Ciudades y los Pueblos y la determinación de las prioridades no han sido ni serán las mismas para la izquierda que para la derecha. Así, durante los pasados años, los Ayuntamientos gobernados por Alcaldías progresistas afrontaron con sus escasos recursos, de manera solidaria y con criterios de redistribución, las consecuencias de la crisis económica entre la población de los municipios. En la actualidad, se avanza en la superación de la crisis pero se mantienen desigualdades, desequilibrios y situaciones de precariedad.

Los gobiernos locales que salgan de las elecciones del 26M, además de gestionar sus competencias específicas y los problemas de cada localidad relacionados con la convivencia, la cohesión social y el desarrollo económico local, deberán afrontar nuevos desafíos que adquieren una dimensión global. Tendrán que plantearse cómo implementar medidas innovadoras para revitalizar la democracia local y de qué manera pueden contribuir a dar respuestas desde lo local a problemas compartidos de una escala global.

Las Ciudades no pueden ser ajenas al desafio de tratar de humanizar una globalización que no busca defender los proyectos de vida y felicidad de las personas sino los intereses del capital en un mercado único. Los Pueblos y Ciudades soportan en sus territorios y estructuras socioeconómicas los impactos del cambio climático y los efectos de una revolución tecnológica que viene acompañada de la economía digital, la robótica y la comunicación a través de las redes sociales.

En relación con la debilidad del sistema democrático, los gobiernos locales, como instancias más próxima a la ciudadanía, han de ser la vanguardia por la revitalización de la democracia y superar así la desconfianza ciudadana en las instituciones por la corrupción y la ineficacia en la gestión. No olvidemos que en su ámbito irá creciendo la influencia de los fenómenos políticos del populismo nacionalista y la extrema derecha.

En España, sin dejarnos engañar por el teatrillo de sus puntuales desavenencias, el Frente Nacional de las tres derechas pretenden Ciudades amuralladas donde colocar sus banderas autoritarias y de involución general. Lo que va unido al desprecio a los principios de la democracia y la autonomía de los ayuntamientos, al conservadurismo, el machismo y la xenofobia. Y en las elecciones del 26 de mayo tienen una gran oportunidad. 

Ante este panorama, tenemos que definir con claridad el Modelo de Ciudad abierta que defendamos juntos. Queremos ciudades y pueblos que eduquen en valores y que prioricen la redistribución de sus recursos para hacer posible una vida digna de las personas. Solo desde el compromiso con los valores humanos se lograrán avances en la transformación de un sistema injusto para que todas las personas puedan ejercer la condición plena de ciudadanía, con sus derechos y obligaciones. Rechazamos un modelo de municipio insolidario, excluyente y concebido como un espacio de negocios especulativos donde acumulen más riqueza los de siempre.

Queremos Ciudades con una democracia participativa y deliberativa en la toma de decisiones, comprometidas con una democracia fuerte y transparente. Municipios, grandes y pequeños, donde se expresen una multiplicidad de actores sociales, ONG’s y grupos de intereses que piden la palabra a los Ayuntamientos para participar en las decisiones desde un sistema de Gobernanza cívica y democrática, superadora del ordeno y mando.

Ciudades de acogida que ofrezcan cohesión social y ayuda a personas vulnerables, mayores que viven en soledad, familias pobres, excluidos e inmigrantes que buscan amparo. Ciudades refugio, seguras para la gente porque luchen por la igualdad y respondan con sus recursos, viviendas y servicios sociales cuando exploten las crisis económicas, por ser los gobiernos de proximidad quienes debieran afrontar las consecuencias de las políticas de recortes en derechos sociales y de precarización del empleo.

Defendemos Ciudades y Pueblos para convivir en paz, que promuevan el diálogo, la tolerancia y los acuerdos transversales para un mejor y más eficaz gobierno. Lo contrario a la acción de quienes alimentan el autoritarismo y las ciudades agresivas que acaban creando comunidades resentidas, fomentan el conflicto, monopolizan los espacios públicos de manera partidista y gobiernan con sectarismo político.

Ciudades educadoras que promuevan en la ciudadanía una conciencia global para lograr un cambio de hábitos y comportamientos en su vida en favor de la sostenibilidad y el cumplimiento de la agenda 2030. Que fomenten la resiliencia ante los graves problemas que compartimos en un mundo global lleno de incertidumbres y de retos. Como frenar el cambio climático para proteger el hábitat local y salvaguardar la vida del planeta, contribuir a un desarrollo económico sostenible y actuar en favor de la integración de las personas migrantes.

Amamos las Ciudades y los Pueblos rebeldes en favor de causas justas, organizados en alianzas y en redes para crear una diplomacia de las ciudades, capaces de dejar oír su voz en foros internacionales. Frente a los involucionistas que pretenden cerrar las ciudades para dejar fuera a inconformistas, marginados y a personas diferentes.

Queremos Ciudades con talento, y por tanto cultas y capaces de competir. Municipios conectados al mundo universitario, cultural y empresarial, dispuestas a afrontar los retos de la revolución tecnológica, la transición energética y la generación de conocimiento. Ciudades de oportunidades para desarrollar iniciativas creativas, diversas en lo cultural, mestizas y con un comercio local identificable. Lo contrario a ciudades aburridas, sin estrategia, franquiciadas y clonadas.

Odón Elorza / Secretario de Democracia Participativa y Transparencia de la CEF del PSOE.

San Sebastián 2 de mayo de 2019 /  Ampliación de lo publicado en InfoLibre el 6-5-2019. 

Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.