Slider

De los Pactos al obsceno mercadeo de Alcaldías.

Me ha parecido un espectáculo bochornoso, envuelto en mentiras y con ausencia de transparencia. Hablo de la ceremonia de los pactos municipales que han oficiado las tres derechas, a modo de mercadeo de Alcaldías y trasiego de municipios, que les ha servido para alcanzar mayores cuotas de poder. Y lo han hecho a costa de maltratar la democracia, despreciando el sentido de voto de buena parte de la ciudadanía al saltárselo pactando con VOX. Aunque Rivera no lo reconozca, como en el caso de Madrid que ha supuesto la pérdida de la Alcaldía para la admirada Manuela Carmena,

En Barcelona saltó la sorpresa y Manuel Valls provocó un impensable escenario de pactos cruzados para evitar que Ernest Maragall sometiera y encadenara a una ciudad abierta a la estrategia continuada de tensiones partidistas, como anunció torpemente la noche del 26M. Pero nada de lo sucedido se entendería sin la rebeldía final del fichaje estrella naranja, decidido a marcar distancias con la estrategia vergonzante de Ciudadanos de aliarse con los ultras, por medio de persona interpuesta, en importantes ciudades de España para arrebatar Alcaldías al PSOE. En cualquier caso, me planteo que habría pasado en Barcelona y Madrid con la celebración de una segunda vuelta.

A la camaleónica y ambiciosa alcaldesa Ada Colau se le abrió el cielo y no quiso desperdiciar la oportunidad de romper la situación de empate con ERC para sumar el apoyo de una singular mayoría absoluta. Lo ha hecho con audacia apoyada por tres votos que despreció desde la aparición de Valls y por el PSC a quien expulsó “anteayer” de su anterior gobierno jugando a congraciarse con las posiciones secesionistas. A Colau la legitimidad de la Alcaldía le viene de donde menos esperaba y le supondrá arrastrar sus contradicciones.

Valls ya está fuera de Cs aunque jugará un papel central en los debates sobre los presupuestos y proyectos de la ciudad. Pero su mérito radica en haber dejado en evidencia al Rivera de la Plaza de Colón cuando le muestra una decisión de responsabilidad al evitar que ERC hiciera de Barcelona la estrella independentista de referencia en el mundo. No creo que Rivera y Arrimadas se hayan dado por aludidos de cara a la investidura de Pedro Sánchez.

En el conjunto de España, los pactos municipales se producen en un escenario político novedoso por la gran fragmentación electoral. Tras la resaca cabe preguntar si se han tenido en cuenta los criterios de representatividad de los elegidos, el significado de la participación ciudadana y la transparencia en las negociaciones. Pensemos en si los resultados se corresponden con la voluntad ciudadana expresada en las urnas, si algunas alcaldías nacen legitimadas y si el sistema democrático sale reforzado.

Lo sucedido se merece una reflexión en profundidad que va más allá de los pactos del Frente Nacional de las derechas que quitan al PSOE (sin olvidar a Carmena) ciudades en donde había ganado. Porque el sistema democrático y el mecanismo electoral no son intocables y cuando muestran debilidades, carencias o se complejiza el escenario al aumentar la concurrencia de partidos, la izquierda ha de estudiar cómo mejorarlos e innovar. Y hacerlo antes de que puedan provocar más desafección ciudadana hacia las instituciones de proximidad.

Hoy, los análisis ya no pueden limitarse a los datos electorales del 26M sino que deben extenderse a los resultados prácticos de los procesos decisorios que han practicado algunos partidos. Lo cierto es que con la actual ley electoral “delegamos en los partidos” la elección democrática de las Alcaldías. Pero en la política de pactos algunos ponen ciudades sobre la mesa en un marco de intercambio de Alcaldías, como algo que parece un mercadeo de poder.

La reforma del modelo de elección de las Alcaldías buscaría incentivar la participación ciudadana en las decisiones de la institución más próxima (empezando por la elección del Alcalde) , reforzar la legitimidad y representatividad del Alcalde, garantizar la transparencia de acuerdos frente a mercadeos y la gobernabilidad del Ayuntamiento. Cuestiones que, a solicitud del Gobierno Zapatero, ya estudió el Consejo de Estado en su informe de 2009 sobre posibles modificaciones del régimen electoral general.

Previamente, en diciembre de 1998, el PSOE presentó en el Congreso una Proposición de Ley para cambiar el modelo de elección de las Alcaldías, con plena legitimidad constitucional. Argumentó que se trataba de dar un paso más para que la ciudadanía recuperase la convicción de que pueden incidir en las decisiones de su entorno más próximo, en el funcionamiento normal de sus instituciones y en que ambas cuestiones no están decididas por unos poderes ocultos no democráticos.

Aquella propuesta del PSOE señalaba que, con el asentamiento de los partidos políticos y consolidadas las instituciones democráticas, era el momento de plantear la elección directa de Alcalde para reforzar su legitimidad y representatividad. Se decía que “las razones que justifican la elección directa del Alcalde por todos los electores son de naturaleza política, es decir, son razones fundadas en la búsqueda de una mejor gobernabilidad, de una mayor identificación del Alcalde con los electores y de un reforzamiento del papel del Ayuntamiento como institución destinada a proporcionar bienestar a los habitantes.”

Pues bien, la elección directa de las Alcaldías por los electores con votación a doble vuelta, esto es, con una posterior segunda votación ciudadana entre las candidaturas con más apoyo en la primera -lo que no excluye los acuerdos entre partidos- incorpora mejoras en el sistema democrático local, aunque conllevaría cambios en el régimen jurídico de los Ayuntamientos que exigen un estudio riguroso y un consenso político amplio. Quizás fuera el momento de hacerlo tras la investidura.

Este procedimiento prima el criterio de un sistema mayoritario frente al proporcional como garantía de gobernabilidad al otorgar mayoría absoluta de concejales a la lista del Alcalde ganador. Ello obligaría a redefinir la figura de la Moción de Censura y a reforzar el papel de impulso político y de control en favor del Pleno o Parlamento Local.

Odón Elorza / Ex Alcalde de San Sebastián ( 1991-2011)

San Sebastián 18 de junio de 2019.

Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.