Slider

Los modelos de Gobierno Socialdemócrata en Portugal y Dinamarca no son de coalición.

Vemos que muy cerca, en Portugal, pero también lejos y al norte, en Dinamarca, existen modelos recientes de gobiernos Socialdemócratas en solitario pero sustentados en diferentes pactos de legislatura con otras fuerzas afines. Algo parecido aconteció en Suecia, donde los partidos conservadores hicieron un cordón sanitario a la extrema derecha y permiten otro gobierno Socialdemócrata.

Sin embargo, en España, los partidos con mayor peso en el Congreso podrían bloquear en julio la formación de gobierno votando en contra de la investidura de Pedro Sánchez. Olvidan la urgencia de dotar a España de un gobierno que se ponga a trabajar, al igual que el Parlamento, para desarrollar los compromisos de la agenda social, fiscal y legislativa recogidos en el fallido proyecto de Presupuesto para 2019.

Ante la sesión de investidura no podemos resignarnos de antemano a una derrota del PSOE y de Pedro Sanchez. Hay margen para intentar convencer a Pablo Iglesias que un gobierno de coalición no se impone a las partes y que disponemos de otras fórmulas de entendimiento y colaboración para que, desde una posición eficaz y constructiva para España, tanto Unidas Podemos como el PSOE defendamos y llevemos a la práctica muchos compromisos electorales coincidentes.

El PSOE no pide un cheque en blanco a nadie y estamos desplegando toda nuestra capacidad negociadora con propuestas concretas ante Podemos. No vamos a perder la coherencia con el proyecto Socialdemócrata que pusimos en aplicación con leyes y decretos leyes sociales, con la ayuda de Podemos, durante los pasados nueve meses desde un gobierno Socialdemócrata acosado por las derechas y limitado por las decisiones de la Mesa del Congreso.

Podemos viene a decir: “si no se acepta un gobierno de coalición se acabó la negociación y nos pensaremos votar no a Pedro Sánchez”. Aunque lo repitan, seguiremos haciendo política de diálogo y negociación para evitar que finalmente coincidan los votos de Podemos con los de VOX y sus socios Rivera y Casado. Unas nuevas elecciones serían malas para la democracia y la mayoría social de progreso.

Pablo Iglesias afirma que no quiere sillones y sin embargo pone a Sanchez la condición previa de ser Vice Presidente y dirigir Ministerios para luego pasar a negociar contenidos programáticos. Yo comprendo que a Unidas Podemos, entrar en el gobierno al frente de Ministerios, les pueda venir mejor para su estrategia de recuperación y para tapar otros problemas.

Pero no es de recibo imponer tal condición con el razonamiento, se supone, de poder ejercer desde dentro la función de tutela y denuncia cada vez que el Presidente se desviara, en opinión de Podemos, de su camino. No puede haber dos gobiernos en uno ni un gobierno con dos cabezas. 

No se entiende que los mismos que acusan aún hoy a Pedro Sanchez de querer irse con la derecha a la primera oportunidad, le exijan, desde el 29 de abril y tras las elecciones generales, participar en un gobierno de coalición. Con estos antecedentes de falta de confianza básica es difícil garantizar la cohesión y lealtad en un gobierno de coalición. Porque una coalición no se fuerza, requiere la  voluntad decidida de ambas partes para constituirlo.  

Una coalición que nazca así solo puede ser presagio de conflictos internos y de crisis de gobierno. En definitiva riesgos inasumibles de antemano. Sin olvidar que la sentencia sobre el procés en Cataluña aparece hoy como una bomba de relojería. Tampoco las engañosas palabras de Irene Montero sobre lo que supuestamente Pedro le dijo a Pablo -“que buscaba el apoyo de las derechas en la investidura”- aportan ni garantías de cohesión ni confianza mutua ni lealtad.

Es momento de estar volcados en torno a una mesa y centrados en discutir el programa de actuaciones para cuatro años, las bases del presupuesto ya con bastante camino avanzado, el calendario legislativo y las medidas de regeneración democrática que siguen pendientes en diferentes frentes.

Quienes han votado a estas dos fuerzas progresistas no pueden entender este desencuentro y empiezan a expresar muestras de enfado y hartazgo. Mientras, el Frente Nacional de las tres derechas se prepara para otro asalto con su programa de involución. 

 

Odón Elorza / Diputado Socialista por Gipuzkoa.

30 de junio de 2019.

Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.