Slider

Condenados a entendernos.

Estamos condenados a entendernos si pensamos en los desafíos del país y en no defraudar las ilusiones de millones de personas que quieren transformaciones que les garanticen una vida digna, esperanza y seguridad en su futuro. No podemos fallarles a la hora de cumplir nuestros compromisos electorales. Pero para acercar posiciones y dialogar a fondo deben cesar los mensajes agresivos y las descalificaciones continuas que impiden crear las condiciones básicas para que se abran paso el respeto y el deseable entendimiento.

Pedro Sánchez anuncia el final de esta fase de encuentros en la calma de agosto que han servido para el contraste de ideas y las consultas con colectivos sobre los contenidos de un Programa abierto para gobernar. Todo ello de cara a buscar apoyos, en próximas reuniones con fuerzas politicas, en favor de un Gobierno de progreso y estable. Se trata de sacar a España del enroque político y evitar unas nuevas y nada deseables elecciones generales anticipadas.

Pasa en la vida, en situaciones de confrontación, que todos nos afanamos por levantar muros. Es consecuencia de una reacción espontánea. Pero suele suceder que al final, en medio de una reflexión, nos damos cuenta de que los muros que entre todos hemos levantado se han hecho tan altos que ya no podemos derribarlos.

Allá por donde miremos el planeta, vivimos en medio de una crisis global, llena de incertidumbres que provocan auténtico pavor. Mientras, nosotros, aquí en España seguimos perdiendo tiempo y energías, con la acción de gobierno casi paralizada y sin poder acordar soluciones que requieren -de todos- un poco de grandeza política.

Nunca está de más expresar un sentimiento de las gentes de izquierda que recorre las calles. Me refiero a la preocupación por la falta de un acuerdo entre los grupos de la izquierda. Y a la petición de altura política a los dirigentes de los partidos, en un momento crucial para la gobernabilidad de España y en tiempos convulsos que provocan mayor debilidad a la democracia y a sus instituciones.

Siempre es posible mejorar los procesos políticos de negociación para la construcción de un gobierno que, no lo olvidemos, necesitará como herramienta fundamental la del presupuesto. La metodología requiere conexión con la sociedad, una apuesta rotunda por el diálogo con los partidos progresistas, ausencia de soberbia e intransigencia y mirada larga. 

¡Ojalá consigamos un acuerdo con Podemos! Aunque nadie sabe cuál será la fórmula que lo haga posible. Tampoco seré yo quien niegue la gran dificultad existente, incrementada por las desconfianzas crecientes. En cualquier caso, no me sale responder a sus críticas con el clásico “y tú más”. Con lo que hay en juego, no es el camino a seguir por las izquierdas. Mientras, el Frente Nacional de las tres derechas disfruta alborozado del espectáculo.

Odón Elorza / Diputado del PSE/PSOE por Gipuzkoa

San Sebastián 9 de agosto de 2019 / Publicado en InfoLibre 

Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.