Slider

Garantías de control para Pablo Iglesias ante la propuesta de un programa común de progreso.

Parece que el gran problema de la desconfianza mutua entre el PSOE y UP, que viene provocando el desencuentro entre las dos fuerzas de la izquierda además de la desilusión y el enfado de buena parte de los progresistas españoles, podría tener una solución. El objetivo es desbloquear un acuerdo político de investidura que permita contar con un gobierno de progreso fuerte y estable. Y para lograrlo hay que dar garantías plenas a Pablo Iglesias.

La fórmula de un sistema de triple garantía que ayer ofreció Pedro Sánchez a Pablo Iglesias, para el control y seguimiento de la aplicación de un acuerdo en torno a un Programa Común de Progreso, no es nada despreciable. Puede ser una vía innovadora que permita el entendimiento en favor de los intereses generales de España y de la mayoría social.

Repite Podemos que no se fía de que Pedro Sanchez cumpla algunos compromisos de la agenda social, económica o fiscal. Iglesias denuncia que sin ellos como garantes dentro del gobierno, a modo de agentes de tutela y control, se produciría una supuesta desviación del gobierno a posiciones de la derecha.

Por su parte, los socialistas no vemos que ahora ofrezca viabilidad un gobierno de coalición. Porque nacería muy débil y con falta de cohesión. Es cierto el riesgo real de acabar la experiencia de coalición en una cercana crisis de gobierno por culpa de la explosión de alguna de las discrepancias ya apuntadas, lo que resultaría mortal para la credibilidad de las izquierdas. Sería como servir en bandeja la siguiente victoria al Frente Nacional de las tres derechas.

De ahí que considere un gesto responsable por parte de Sánchez la oferta de un riguroso sistema de triple control para el cumplimiento de un acuerdo de gobierno. En concreto: propone crear una Oficina que velaría por el cumplimiento presupuestario y vinculada al Ministerio de Hacienda, dos Comisiones de seguimiento e impulso en Congreso y Senado y un mecanismo de garantía social con participación de organizaciones representativas de la sociedad civil.

El presidente en funciones, en la búsqueda de un acuerdo que respete el orgullo de las bases de Unidas Podemos, les propone acordar los criterios democráticos de cara a la designación de "responsabilidades capitales" en órganos e instituciones del Estado que no estén supeditadas al Consejo de Ministros.

Entiendo que sin dar total satisfacción a Iglesias, enrocado en la posición de participar en una coalición de riesgos, los mecanismos señalados son una respuesta a la legítima aspiración de UP de controlar al gobierno en el cumplimiento de los compromisos que pudieran acordarse. Y hacerlo con más libertad de acción y con capacidad real de influencia.

El PSOE no está pidiendo a nadie un cheque en blanco para que le dejen gobernar; de ahí que la propuesta de programa esté abierta a cambios. La regeneración del sistema democrático exige transparencia, mecanismos efectivos de control al gobierno en la aplicación del programa que se acuerde a disposición del aliado en la gobernanza del país y rendición de cuentas en el Parlamento a la ciudadanía.

Frente a este escenario, una indeseable repetición de elecciones en un tiempo plagado de incertidumbres y desafíos globales, viendo como pasan los meses con un gobierno paralizado, no resulta lo más coherente con la defensa de los valores que representa la democracia.

 

Odón Elorza / Diputado del PSOE y Secretario de Transparencia y Democracia Participativa.

Publicado en La Hora Digital / 4 de septiembre de 2019.

Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.