Slider

La exhumación del dictador Franco; un gesto de dignidad para un Estado democrático de Derecho

Tras martirizar a miles y miles de personas con el Golpe de Estado de 1936 y bajo su dictadura, tras años de descanso junto al altar en El Valle de los Caídos, el dictador Franco ascendió a los cielos montado en un Puma.

Se deberá denunciar/romper el Convenio de 1958 que firmó Franco con los benedictinos para que gestionaran el lugar. El prior se ha burlado de las víctimas de la dictadura, del Estado de Derecho y del Gobierno.

Ahora hay que SECULARIZAR El Valle para permitir su resignificación como un espacio cívico de reflexión sobre la Memoria democrática.

Pero quedan muchas tareas: trasladar la tumba de Primo de Rivera situada junto al altar central a la cripta del mausoleo, disolver la Fundación de 1957 que gestiona el sitio, permitir la salida de los restos de personas trasladadas allí sin permisos de sus familias y asumir desde el Estado la tarea de abrir todas las cunetas para devolver los restos de esos miles de personas a sus familias.

Además, hay que reclamar a la familia del dictador que devuelva al Estado las propiedades robadas y ampliar los contenidos de la Ley de Memoria de 2007 para poder revocar los títulos de Grandeza de España y ducados concedidos por Franco a todos los franquistas y el que otorgó el Rey Juan Carlos en 1975 al dictador tras su muerte.

Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.