Slider

El nacionalismo españolista y la epidemia ultra.

Los resultados del 10N dibujan un peligroso escenario político para lograr la profundización de la democracia social y la garantía de una gobernabilidad para España desde posiciones progresistas. Los riesgos para la estabilidad política se han ido acrecentando según avanzaba la campaña electoral y se han confirmado con un balance electoral que ha supuesto el retroceso de UP y PSOE y el estallido ultra.

Las propuestas y proclamas de la extrema derecha en España están contagiando a otras derechas que se han dedicado a blanquear al partido neofascista VOX, ahora con 52 escaños. Y lo han hecho por medio de pactos y con la aprobación de iniciativas ultras en diferentes instituciones en las que gobierna el Frente Nacional de las derechas.

Su ideario también puede llegar a penetrar, a la vista de las experiencias europeas, en capas populares de la sociedad aprovechando que vivimos en medio de una tormenta perfecta que favorece el estallido de los populismos nacionalistas. A base de intoxicaciones y datos falsos, la epidemia ultra podría ir calando en una parte de aquellos sectores sociales que precisamente padecen situaciones de precariedad y sufren las incertidumbres y amenazas de la globalización.

Me refiero a las consecuencias de la crisis económica en las clases medias y trabajadoras, el empleo precario, las diversas formas de exclusión social, los problemas de financiación del sistema público de pensiones y los efectos que irá provocando la revolución tecnológica en el mercado laboral.

Pero, al día de hoy, el crecimiento de VOX guarda relación directa con el fenómeno de las migraciones y, muy especialmente, con el despertar del nacionalismo español. Sin duda, VOX se ha alimentado del conflicto político provocado por el secesionismo en Cataluña y por la incapacidad de la política de buscar salidas a las carencias que ofrece la cohesión territorial y de normalizar la convivencia.

Los nuevos episodios de violencia de género, la violencia callejera en las ciudades catalanes tras la sentencia sobre el procés y las actitudes irresponsables de provocación por parte del President Torra son un caldo de cultivo que favorece a VOX. 

La respuesta no es el silencio y ha de tener una componente ideológica centrada en la defensa de los valores de una democracia avanzada. Para frenar la epidemia ultra, nada mejor que utilizar el instrumento del gobierno para actuar en favor de la redistribución de la riqueza aprovechando los presupuestos y la política fiscal, abriendo la democracia a la participación y la rendición de cuentas, dialogando en la búsqueda de soluciones políticas que refuercen a cohesión territorial con aplicación de los principios federales y la aceptación del carácter plurinacional de España, y acometiendo las reformas que permitan transformar un sistema económico-financiero desregulado y cada día más desigual e injusto.

Ahora es más necesaria que nunca esa lucha histórica de la Socialdemocracia contra la desigualdad y el ideario fascista. Hablo, en resumen, de la defensa de la democracia. 

 

Odón Elorza / Diputado al Congreso por Gipuzkoa del PSE-PSOE. Reelegido está noche. 

San Sebastián 10 de noviembre de 2019.

Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.