Desde la mirilla de un diputado (II): “Crece la desafección“.

Ha sido una semana negra. Como no había ya suficientes problemas de emergencia en España, esta semana el dificil panorama político se ha complicado aún más. Si la desafección política cotizara en bolsa la subida hubiera sido espectacular.

Es evidente que la desesperanza abre camino a la desafección política de la ciudadanía. Y cuando nos enfrentamos a tantas incertidumbres, cuando se instala en la calle la idea de que las instituciones fallan y tarda en verse la eficacia de sus medidas de ayuda social y de combate contra la COVID, entonces avanza un discurso ultraliberal rancio que mezcla el juego sucio con el populismo y un nacionalismo excluyente.

En medio de los graves problemas que sufrimos vuelve al indigesto menú informativo el conflicto en Cataluña. Y lo hace con las especulaciones sobre los indultos que el Gobierno debe tramitar, la reforma del código penal sobre el tipo penal de la sedición, la visita Real fallida a Barcelona o la muy posible inhabilitación del President Torra. Acabaremos con acidez de estómago y sometiendo las noticias a una dieta estricta.

Para la no asistencia del Rey al acto de la judicatura en Barcelona, quiero pensar que el Gobierno tendrá una razón muy buena. Lo digo porque me molesta dar gratuitamente argumentos a la derecha para que estalle contra el Gobierno de Izquierdas y se aproveche de la falta de explicación. Además, los medios aprovechan para ponen la lupa y La Corona se deja querer en el límite de la lealtad institucional.

El Presidente del CGPJ, Lesmes, equivocó su discurso y ha encontrado la excusa para no centrarlo en el bloqueo a la renovación del CGPJ. Eso sí que es un ataque grave al Estado de Derecho y a la separación de poderes. De nuevo la desafección crece con la bronca del poder judicial y eso desgasta la credibilidad del Gobierno.

En el terreno personal, esta semana en el Congreso se han aprobado dos iniciativas que, en su día, propuse como diputado a la dirección del Grupo Socialista. Una sobre el bloqueo del PP a la renovación de los Órganos Constitucionales, con un debate celebrado en la Comisión Constitucional en el que, además, aproveché para realizar un homenaje a la jueza progresista Ruth Ginsburg de la Corte Suprema de USA, y otra proposición sobre la institucionalización y promoción de la Conferencia de Presidentes como motor de la Gobernanza.

Reitero que el PP ataca la democracia y actúa como un "alumno aventajado de Trump" por bloquear la renovación del CGPJ, Tribunal Constitucional y otros cuatro órganos claves para el buen funcionamiento del Estado de Derecho. Mientras, Casado se parece cada vez más a Trump en la utilización del juego sucio y el abuso de las mentiras.

La confrontación reabierta entre el Gobierno de la Comunidad de Madrid y el Gobierno de España en torno a las medidas precisas para combatir la ola de contagios del coronavirus, algo previsible a la vista de los comportamientos irresponsables y la demostrada incapacidad de gestión de Diaz Ayuso, constituye otro motivo para la desafección y el hartazgo de la sociedad.

Demasiados frentes abiertos en pleno estado de emergencia! Confío en la capacidad del Gobierno para ir resolviendo con acierto y templanza cada reto. Pero se requiere un gran esfuerzo de cohesión interna, diálogo continuado con todas las partes y una estrategia rigurosa y humilde para explicar cada paso, cada decisión. El ruido y la crispación favorecen a los populistas y ayudan a crear las peores condiciones para afrontar la Moción de Censura de VOX.

Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.