Los seguidores de Trump presentan su Moción de Censura.

Quienes practican el discurso del odio, confrontan desde una posición ultraliberal populista y provocan con sus mentiras y toxicidad la crispación en la sociedad y en el Parlamento, han presentado una Moción de Censura contra el Gobierno de izquierdas. Ese Gobierno al que llaman social-comunista, amigo de los terroristas y acusan de criminal e ilegítimo. Pero la Moción también va dirigida contra su socio, el PP, a quien llaman la derechita cobarde, porque le quieren quitar aún más espacio electoral.

Lo hacen, además, en un periodo histórico de emergencias para España y con millones de familias sufriendo las incertidumbres sanitarias, sociales y económicas. Para ello, enarbolando banderas nacionales con intención de patrimonializarlas de forma excluyente, sin condenar el franquismo y sin ofrecer realmente alternativas a los problemas ciudadanos, se presentan en el Congreso en un acto de exaltación ultra nacionalista. 

Pero VOX es solo una parte del problema. Existen ya motivos más que suficientes como para que, encima, la lucha política más sectaria agrave el estado de depresión general en el que vive la ciudadanía. El desánimo, la irritación y el hartazgo son estados emocionales que se han generalizado en la sociedad y es decisivo que los políticos democráticos seamos conscientes de ello para actuar en consecuencia.

Con la pandemia del virus y la pandemia de inmoralidad política, España entró en depresión y ha puesto en riesgo la democracia y la credibilidad de sus instituciones. Ahora necesitamos que la política de los gobiernos nos permita recuperar sueños, esperanza, ilusiones colectivas, ideas, confianza, certidumbres, empatía, ...

Se impone, por tanto, que la serenidad y el discurso constructivo ganen terreno. No podemos permitirnos que la política baje al barro cada día y que el odio que lanza mirando al retrovisor la extrema derecha en sus discursos, condicione el papel de diálogo, respeto y colaboración que debe ejercer un Parlamento para evitar que España caiga en el abismo.

¿Pero cómo aportar serenidad y esperanza a todo el país? Acertando en el tono y en las respuestas en el debate de la Moción.

1. Toca desarmar la palabra y afrontar la Moción de Censura de VOX con un discurso constructivo en defensa de los valores democráticos y del interés público para desmontar la toxicidad ultra y no retroalimentar esa locura a lo Trump que exhiben. 

2. Centrar la respuesta a VOX -y al PP que usará parecidos argumentos en el debate- en una propuesta de políticas que busquen la cohesión social y que se vinculen a la necesidad de un Presupuesto urgente para la reconstrucción. En línea con las medidas del Gobierno para reforzar con reformas estructurales el escudo social. Solo así se podrá proteger a los sectores más vulnerables de los efectos económicos de la pandemia.

3. Exponer una posición coherente y clara para combatir la ola del virus con medidas debatidas en la Conferencia de Presidentes que sean objetivas y homogéneas para todos los territorios.

4. Enmarcar la gobernabilidad y estabilidad de España en el reconocimiento a su realidad plural y en una gestión, tanto de la lucha contra la pandemia como de los proyectos de inversión para la recuperación, basada en la gobernanza compartida entre todos los gobiernos, no importa su color.

El futuro inmediato depende de cómo salgamos del debate de la moción/provocación ultra. Porque nos da la oportunidad de responder con un discurso épico y de resiliencia, profundamente democrático y esperanzador que acelere con respuestas los cambios y transformaciones que necesita España. 

 

Odón Elorza / Diputado Socialista por Gipuzkoa

Madrid, 20 de octubre de 2020.

Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.