De Murcia a Madrid, pierde la política.

Que después de 18 años volvamos a hablar del Tamayazo me parece grave para el sistema democrático. En 24 horas se ha demostrado que nuestra democracia, además de plena, es vulnerable y que el respeto a sus principios pasa por horas bajas.

Una vez más se constata que la corrupción nunca desaparece de la vida política como se ha demostrado en Murcia y Madrid. ¿O qué nos pensamos?

Por otra parte, debemos sacar lecciones de estos episodios nacionales y de la amenaza a la democracia que representa el populismo ultra, disfrazado de un nacionalismo madrileño que más que a castizo sabe a rancio. La Presidenta Ayuso se ha convertido en una copia de Trump.

En todo caso ha sucedido lo previsible en Murcia y Madrid. El PP de Ayuso y Casado compra la disidencia en Ciudadanos y hunde a Inés Arrimadas. A partir de ahora el PP solo dependerá de VOX. 

Lo cierto es que Cs, en su corta vida, siempre ha presumido de transparencia y pureza. Falso. Cada vez que han tenido que tomar una decisión política importante, la deriva derechista oculta de Rivera o el transfugismo en un partido carente de cohesión han desmentido su relato.

Atención porque estos acontecimientos de transfugismos, antipolítica y ansias de poder a cualquier precio, aumentan aún más la desafección ciudadana hacia la política y los políticos. Pierde la credibilidad de la política y la ética en política; como siempre.

Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.