Más democracia y políticas de igualdad y servicios públicos para responder al populismo y la extrema derecha.

La extrema derecha y un PP trumpista practican una estrategia de provocación a la libre convivencia democrática, depreciando los valores y preceptos de la Constitución. Y lo hacen con campañas de desinformación en las redes, anuncios electorales xenófobos, discursos de odio y una ausencia rotunda de condena a las amenazas y expresiones de violencia.

Ahora se ha podido comprobar con ocasión del envío de cartas que contenían balas y amenazas de muerte. Suponen una inadmisible amenaza que forma parte de la más deleznable tradición terrorista y merecían una condena contundente de todas las fuerzas parlamentarias. VOX no lo ha hecho. Tampoco son aceptables las declaraciones contemporizadoras ni los rechazos ambiguos como ha sido la reacción de Ayuso quien aspira a formar gobierno con los ultras. 

El discurso de odio y la crispación que practica VOV son el caldo de cultivo para que un grupo extremista o un exaltado lobo solitario pudieran cometer una agresión o un atentado. Fue VOX  quien dijo en el Congreso que “son de los nuestros” aquellos militares retirados que sueñan con fusilar a “26 millones de hijos de puta.”

Parece que no nos damos cuenta de que vivimos un claro proceso de ataque a la democracia. Y eso debe tener como consecuencia una estrategia compartida por todas las fuerzas democráticas. 

La condena, el rechazo al neofascismo y la defensa de la democracia dependen hoy de la ciudadanía madrileña, participando en la mayor movilización popular posible: la de las urnas del 4M. Mientras, la policía y la fiscalía deben investigar a fondo y detener a los autores de las amenazas.

Nada mejor para la Democracia y para el bienestar del Pueblo de Madrid que el aislamiento político de la extrema derecha y la derrota de la derechita acomplejada en las urnas del 4M.

Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.