La crispación y el discurso catastrofista como estrategia de acoso al Gobierno.

La estrategia del todo va mal por culpa de “un Gobierno social-comunista que pacta con terroristas”, se apoya en la crispación política y en los discursos de odio. Además, fuerzan un relato catastrofista de la situación aderezado con denuncias populistas falsas e incluso antisistema. Esto lo hacen quienes proponen como alternativa las recetas neoliberales más rancias de Trump y un nacionalismo español ultra y excluyente. ¡Otro más! 

Nada es improvisado. Quieren hacer caer a la población en el fatalismo aprovechando el bajo estado de ánimo de la ciudadanía y, en especial, de quienes lo están pasando mal en tiempos de incertidumbre y tristeza. Tiempos de confusión.

Pero el escenario que tratan de recrear no debería ocultar un horizonte cierto de esperanza colectiva para 2022. Me refiero a que los Presupuestos del Estado, los plazos para cumplir con los refuerzos de vacunas, la reforma laboral consensuada con los agentes sociales y los Fondos Europeos para una recuperación económica justa, son cuatro herramientas decisivas que, bien gestionadas y explicadas, desarrollando los mecanismos de control en el Parlamento, supondrán para la ciudadanía “inyecciones de optimismo” y de transformación social y económica.

Por estas razones, los demócratas progresistas no podemos caer en el derrotismo. El Gobierno de izquierdas tiene ante sí una gran oportunidad para recuperar apoyos y confianza si trasciende del ruido y actúa con la máxima empatía, sensibilidad democrática y humildad. Ya lo hizo con ocasión de la primera etapa de la COVID-19, con las oleadas más duras, poniendo en marcha el escudo social y aprobando un paquete de medidas socio-económicas que nunca hubieran acordado las fuerzas de la involución.

Veamos cómo se traduce la crispación en relación con la pandemia. Se acaban de aprobar por el Gobierno, tras debatir y consultar con la Conferencia de Presidentes, algunas medidas importantes para frenar la nueva ola de contagios que provoca la variante Ómicron. En especial, se han acordado compromisos fundamentales para la vacunación infantil, la aplicación de la tercera vacuna y los refuerzos de personal sanitario.

Sin embargo, lo que ha quedado es la bronca sobre una cuestión menor y opinable: la polémica sobre el uso de las mascarillas en el exterior. ¿Cuál es la razón de tanto ruido mediático! Sucede que PP & VOX y Cs están instalados en la bronca por la bronca, haga lo que haga el Gobierno y alejando el debate de las cuestiones importantes. El estado de ansiedad y creciente hastío de la población no puede ser agravado por controversias políticas interesadas.

Mientras, arrecian los disparates de la Presidenta de Madrid, Sra. Ayuso, una alumna aventajada de Trump. Ante sus diarias provocaciones, hay que expresar todo el apoyo y el aplauso para el personal de la Sanidad Pública, necesitada de refuerzos de plantilla, especialmente en la asistencia primaria y en urgencias. Un servicio público básico que, lo mismo que las variadas restricciones que pueden adoptar para frenar los contagios, es competencia de unas CCAA a quienes el Gobierno de izquierdas viene aportando una ayuda de miles de millones. Otra cosa es a qué los destina la Presidenta del populismo.

Pero lo fácil es despistar las responsabilidades tras una polémica torpe sobre las mascarillas que, por cierto, el Gobierno no midió bien. Lo más importante para materializar una recuperación justa va a llegar. No perdamos, por tanto, la capacidad colectiva de soñar y luchar, sabiendo distinguir que lo que nos jugamos son avances históricos en favor de reformas estructurales del país y de una democracia más justa, igualitaria y transparente.

 

Odón Elorza / Diputado del PSOE por Gipuzkoa

San Sebastián 24 de diciembre de 2021

Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.