El Parlamento y la ley de la selva.

¿Qué diferencia un debate parlamentario de una tertulia gritona y manipuladora en algunos medios de comunicación? ¡Nada!

Es terrible pero las injurias, insultos, descalificaciones personales y la pura consigna sectaria están más presentes en el Congreso que en esos programas que buscan dar “espectáculo político”.

Lo más grave es que nos hemos acostumbrado y ya no nos llama la atención. Cuesta admitirlo pero los debates en el Congreso hace tiempo que desterraron los valores del diálogo y el intercambio de ideas. ¡Qué ingenuidad! Hoy se desprecia la cortesía parlamentaria, el respeto al adversario, el mínimo cuidado en las formas y el ejercicio de la tolerancia.

Parece que no nos damos cuenta de la gravedad de la situación a la que hemos llegado y que afecta a las bases de una democracia. Desde la más alta institución política del sistema democrático se promueven, hacia la calle, la polarización y la confrontación sin ningún recato y se alimenta el odio contra quien piensa diferente.

Sí, estamos proyectando odio en una sociedad que vive al límite. Porque la ciudadanía sufre de ansiedad ante la grave crisis económica, crisis de convivencia e incertidumbres que ahogan el planeta como consecuencia de la pandemia, la guerra, la emergencia climática y la supeditación de la política a los intereses de los grandes poderes económicos. No debería extrañarnos tanta desafección.

Las situaciones degradantes para la democracia y la política que vivimos en los Plenos del Congreso exigen que la Presidenta de la Cámara y los grupos activen la reforma de su Reglamento paralizada hace 18 meses. Ello permitirá aprobar un capítulo de sanciones, hoy inexistente, y el desarrollo y reforzamiento del actual código ético. 

Efectivamente, desde octubre de 2020 y después de que las instancias europeas nos lo reclamaran con insistencia, el Parlamento dispone de un código ético que enumera seis principios pero que no dice nada en lo que se refiere al señalamiento de actitudes y comportamiento de sus señorías en Plenos y Comisiones.

Por otra parte, en mayo de 2021 el Pleno del Congreso aprobó la toma en consideración de una Proposición de Ley, presentada por el Grupo Socialista, en la que se planteaba la regulación con detalle de la actividad en el Congreso de los grupos de interés o lobbies. Pero además, aprovechamos la oportunidad para incorporar un apartado que habla de las reglas de los debates y del trabajo parlamentario, así como un procedimiento sancionador y una propuesta de sanciones a aplicar a quienes incumplan dichas reglas.

Sin duda, la autorregulación de las normas de disciplina debe contar con el consenso de una amplia mayoría de la Camara para la supervivencia de lo aprobado por largo tiempo. Sin embargo, después de año y medio, la Proposición permanece dormida y aún no ha podido tramitarse para recibir las enmiendas de los Grupos. Falla de nuevo una labor mediadora para el encuentro de posiciones entre el PP y el PSOE.

Sin los instrumentos precisos, la Mesa del Congreso seguirá imposibilitada para actuar con medidas públicas sancionadoras pues no se contemplan en el viejo Reglamento. Son necesarias normas que impidan los excesos verbales de los oradores, los discursos de odio, las expresiones de violencia política y, también, los insultos a gritos hacia el interviniente.

Estamos de acuerdo en que la libertad de expresión ha de ser amplia. Pero, dicho sin complejos, ha de tener algún límite ante el papel y los condicionantes propios de un Parlamento que no pude funcionar ni con las leyes de la selva ni con criterios comerciales propios de la captación de espectadores ávidos de bronca.

Como diputado testigo diario del ejercicio de la antipolítica y como conocedor de las importantes limitaciones que presenta el Reglamento de la Cámara, por haber trabajado durante años y sin éxito en los cambios que habría que introducir, interpelo a los demócratas de todo color para que hagamos algo. Porque empieza a ser demasiado tarde. 

 

Odón Elorza / Diputado del PSOE por Gipuzkoa

San Sebastián 26 de noviembre de 2022 / Publicado en El Diario Vasco 

Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.