Democracia y Mensaje de Navidad del Rey.

El tradicional discurso real se movió entre apreciaciones equívocas sobre la historia de España y un balanceo político calculado y permanente sobre la situación de crispación y polarización en que vivimos. Además, obvió una mínima referencia a los problemas del planeta, que son los de la humanidad y, por tanto, los nuestros.

Centrado en “lo de siempre”, no empatizó con las víctimas civiles de las guerras ni de las migraciones; ni siquiera en Navidad, no sea que alguien con poder eleve una queja. Tampoco aludió a los desafíos que representa la IA y el poder supremo y desregulado de los nuevos emperadores tecnológicos.

El Rey perdió otra oportunidad para anunciar que renuncia a su inviolabilidad, mostrando así la idea equivocada que tiene del significado de una Democracia avanzada. Esa actitud interpela a los partidos que consienten en mantener un privilegio medieval contrario a los principios constitucionales.

En definitiva, nada nuevo por Zarzuela.

Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2023 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.