Odón Elorza

Odón Elorza

  • Categoría: Blog

ZERGATIK IZAN NAHI DUT ALKATEGAI.

Harrigarria gerta daiteke Donostiako Alkatetzan hogei urte eman zituenak -terrorismoaren garai gogorrenean gainera- udaletxera itzuli nahi izatea. Egiazko arrazoia da Donostiari bere herronkei aurre egitea eragozten dion autokonplazentzia, pasibotasun eta erabakiezin etengabearen nahasketak, kezka handia sortzen didala.

Arrakasta turistikoz hil daitekeen kalitatezko hirian bizi gara, polemika horrek herritarren beste kezka batzuk estaltzen ditu ere. Motore ekonomiko handi hori egoki kudeatzen eta arautzen ez denean haren kanpo-eragin negatiboek larriagotu egiten dituzte gurea arazoak.

Etxebizitzaren prezio altua, turismoaren olatuaren ondorioak, hala nola pisu turistikoen eta hotel berrien ugalketa, Donostian bizi gabe baliabideak dituzten pertsonen etxebizitza eros gogoak ere, 2011n ETAren terrorismoaren amaiera ondoren aurreikusten asmatu ez ziren egoerak dira.

Jarduera estrategikoak gelditzeak kezkatzen nau; gazte eta familientzako etxebizitza publiko eskuragarriaren eskaintza urriak, balio erantsia duten hirigintza eragiketak eta ekonomikoak adosteko gaitasuna eta balio erantsiko aldaketa ekonomikoak adosteko lidergorik ezak, mugikortasuneko aldaketa inprobisatu eta traketsek, edo Kulturaren Europako hiriburutzaren kudeaketaren porrotak eragindako atzerakadak puntako hiri gisa.

Donostiak lidergodun alkatetza behar du, ekimenerako ahalmen gehiagorekin, eta kolektiboaren defentsa nagusi izango duen hiri eredua. Donostiak ilusioa berreskuratu behar du, grina piztu eta herritarrak -helduak bezala gazteak- inplikatuko dituzten eta auzoen gizarte kohesioa sendotuko proiektuekin.

Erabaki handiak ezin dira baldintzatu interes ekonomiko partikularrekin, jarrera alderdikoiekin edo guztion beharrei muzin egiten dieten jarrerekin. Interes kolektiboa lehenetsi behar dugu. Udal gobernantzaren lehentasunei buruzko kontsentsu zibiko eta politiko zabal bat lideratzea premiazkoa da, ondarea sentiberatasunez kudeatzea, aniztasuna errespetatzea eta paisaia babestea. Eta helburu izan behar du klima aldaketaren aurkako borrokan erreferentziazko hiri bihurtzea krisian dagoen planeta honetan.

Udal gobernuari ez dagokio soilik zerbitzuen kalitatea bermatu beharra, beste administrazio batzuek kudeatzen dituztenekin inplikatzea baizik: Osakidetza, mendekotasuna duten pertsonentzako arreta, adinekoentzako egoitzak, garraioa, segurtasuna edo hezkuntza-eskaintza. Hiriaren aurrerabidearen neurria pertsonen zaintzak adierazten du. Hauek dira Donostiaren nortasuna eta baliorik handiena.

Haien ongizatearen alde borroka egitea da muina. Arrazoi horiek direla eta, irail honetan eman behar dudan urratsa da alkatetzarako hautagai sozialista izaten saiatzea. Hori lortzeko, alderdiak proposatua izatea ezinbesteko dut eta militantzia donostiarraren aldeko abalak jasotzera behartua nago. Abalek bakarrik utziko lidakete bigarren fasera pasatzen, hauteskunde primario demokratiko eredugarriak garatzeko. Ez nator ezer tenkatzera, ez; neure burua aurkezten dut nire hiriarentzat baliagarria izateko eta PSE-EEko ideien eztabaida laguntzeko.

Primarioen prozesua arrakastaz gainditzea lortuko banu, erabaki etiko batetik abiatuko da nire lana: Kongresuko diputatu karguari uko egingo diot zortzi hilabetez, apaltasunez eta gardentasunez, parte-hartzeari irekitako aurrekanpaina eta programa bat prestatzeko.


Odón Elorza / PSE-EE-PSOEko

Gipuzkoako diputatua / 2022ko irailaren 4a

Leer más..
  • Categoría: Blog

Por qué quiero ser candidato a la alcaldía de San Sebastián. Me presento a las Primarias.

Puede resultar llamativo que quien estuvo 20 años en la Alcaldía donostiarra -en los tiempos duros del terrorismo- quiera volver al Ayuntamiento. La razón sincera es la preocupación que me produce una peligrosa mezcla de autocomplacencia, pasividad e indecisión en la que flota Donostia y que impiden avanzar para afrontar sus retos. 

Vivimos en una ciudad de calidad que podría “morir de éxito turístico”, aunque esa polémica tapa otras preocupaciones de la población. Lo cierto es que cuando ese gran motor económico no se gestiona y regula adecuadamente, sus externalidades negativas agravan algunos de nuestros problemas.

El elevado precio de la vivienda, los efectos de la ola del turismo con la multiplicación de pisos turísticos y nuevos hoteles así como la demanda externa de vivienda por personas con recursos, son situaciones que no se supieron prever tras el final del terrorismo de ETA en 2011.

Me preocupa la paralización de actuaciones estratégicas, me preocupa la baja oferta de vivienda pública accesible para jóvenes y familias, la ausencia de liderazgo y capacidad para consensuar operaciones urbanísticas sostenibles y económicas de valor añadido, los cambios improvisados y torpes en la movilidad o el retroceso como ciudad de vanguardia cultural tras el fracaso en la gestión de la capitalidad europea de la cultura.

Considero que San Sebastián requiere una alcaldía con liderazgo y más capacidad de iniciativa, así como reforzar un modelo de ciudad en el que prime la defensa de lo colectivo. Donostia ha de recuperar la ilusión y contar con proyectos que apasionen e impliquen a la ciudadanía -joven y mayor-, refuercen la cohesión social en los barrios y fomenten los valores cívicos.

Las grandes decisiones no pueden estar condicionadas por intereses económicos particulares, por actitudes partidistas o por la posición de vecinos que se desentiendan de los intereses colectivos. Es urgente liderar un amplio consenso cívico y político sobre las prioridades de la gobernanza municipal y gestionar con sensibilidad el patrimonio, el respeto a la diversidad y la protección del paisaje. Y debe ser un objetivo convertirnos en ciudad de referencia en la lucha contra el cambio climático en un planeta en crisis.

El Gobierno local no solo ha de garantizar la calidad de los servicios públicos propios sino implicarse en los que gestionan otras administraciones. Desde Osakidetza hasta la atención a la dependencia, las residencias para mayores, el transporte, la seguridad o la oferta educativa. El progreso de una ciudad se mide por la atención a las personas, que son la identidad y el mayor valor de Donosti. Se trata de luchar por su bienestar.

Estas razones me llevan a dar el paso en septiembre para intentar ser el candidato socialista a la alcaldía. Para lograrlo he de estar propuesto por el partido, lo que me obligará a recoger avales de apoyo de la militancia socialista donostiarra. Solo los avales me permitirían pasar a la segunda fase para desarrollar unas Primarias democráticas ejemplares. No vengo a tensionar nada; me presento con intención de ser útil a mi ciudad y contribuir al debate de ideas sobre la ciudad en el PSE.

Si consigo superar con éxito el proceso de Primarias, trabajaré a partir de una decisión ética: renunciar al cargo de diputado en el Congreso por Gipuzkoa para preparar durante ocho meses, con humildad y transparencia, un programa y una precampaña abiertas a la participación ciudadana.

Odón Elorza / Diputado del PSE-EE (PSOE) por Gipuzkoa / Publicado en El Diario Vasco 

Donostia - San Sebastián, 6 de septiembre de 2022

Leer más..
  • Categoría: Blog

ENTRE UCRANIA Y EL DESAFÍO CLIMÁTICO. Contradicciones y debilidades de la UE.

El Planeta no lo podrá resistir; a no ser que cambiemos un modelo económico insostenible de crecimiento sin límites que agota los recursos naturales, eliminemos los hábitos de vida híper-consumistas en los países más desarrollados y nos comprometamos con una gobernanza democrática de la globalización. Una gobernanza de cooperación que haga frente común al cambio climático, las pandemias, los ciberataques y los intereses de los grandes poderes económicos desregulados.

Pero, de nuevo, la guerra y sus efectos se hace presente en Europa y su final se pone a la cabeza de las prioridades. Tras la criminal invasión a Ucrania decidida por Putin en febrero, la Unión Europea y los Estados Unidos acordaron imponerle duras sanciones económicas, aunque no parece que hayan servido para “desangrar” a Rusia. Mientras, Rusia nos seguía suministrando gas y la UE lo aceptaba en base a acuerdos comerciales previos y beneficiosos, en especial para Alemania, si bien ya se preparaba para un corte irremediable.

Una situación tan contradictoria e incoherente no podía prolongarse. De ahí el plan puesto en marcha por la UE para sustituir el gas y petróleo rusos por otros suministradores de energía. Ahora recibimos, en grandes barcos, gas natural licuado proveniente de países que nunca respetaron los derechos humanos y de EEUU. Además, para tratar de conseguir de la OPEP un incremento en la producción mundial de petróleo, Biden y otros líderes europeos tuvieron que doblar el espinazo ante emires nada ejemplares.

Los efectos de la guerra han paralizado la transición energética que apuesta por los recursos ecológicos. Los gobiernos, con una opinión pública agobiada por tanta incertidumbre, se han visto en la necesidad de volver a reutilizar el carbón, aceptar el gas obtenido con la técnica del fracking (en EEUU y Canadá) e impulsar las viejas centrales nucleares. Significa una derrota -¡ojalá solo temporal!- para el progreso.

Del mismo modo, la diplomacia de los derechos humanos y de la búsqueda de la paz, da un paso atrás y cede en silencio cuando se trata de obtener suministro de energía desde países del Golfo Pérsico o Venezuela. Esta guerra muestra lo que ya sabíamos: que todo tiene un precio y que la energía es utilizada como un arma de guerra.

Como consecuencia de la guerra y de la amenaza nuclear de Putin, la Europa que busca seguridad en la OTAN es ahora menos autónoma y más dependiente de USA en todos los campos. No ha sido algo casual y asusta pensar que el golpista Trump pudiera recuperar el poder y ponerse al frente de la OTAN.

Nos dicen que sin acceso a la energía no es posible tener ni mantequilla ni cañones. Y mucho menos que Europa sea soberana porque sin energía no hay poder real. Hoy la soberanía de los Estados se encuentra bajo una dependencia tóxica, política y económica. Una dependencia de los suministradores que hay que asumir para que la inflación no siga subiendo, la maquinaria económica no se pare y el clima social no explote. Mientras, los de siempre siguen llenando sus bolsillos.

Lo cierto es que volvemos a los combustibles fósiles porque no disponemos de suficiente producción de energía renovable. Llevarà tiempo y avances tecnológicos que mejoren su producción y almacenamiento. Pero los recursos naturales se están agotando y un incremento de sus extracción acelerará su final. De manera que el sistema económico capitalista se encuentra preso de una contradicción mortal al necesitar la explotación de más recursos naturales -que ya son limitados- para producir más y aumentar el consumo de todo tipo de bienes. Sobran datos de que nuestro Planeta no lo podrá resistir.

La sociedad, que finalmente no supo sacar enseñanzas tras la pandemia para priorizar lo público y el interés colectivo, debería reflexionar ahora. Nuestro problema es que no vemos el elefante en mitad de la habitación y así será imposible afrontar el desafío de la humanidad en defensa de su planeta.

 

Odón Elorza / Diputado del PSE-PSOE por Gipuzkoa

San Sebastián 26 de agosto de 2022 / Publicado en El Diario Vasco.

Leer más..
  • Categoría: Blog

Mi opinión ante el debate sobre la reforma de la ley de secretos oficiales.

La opacidad y la sobreprotección de información clasificada como secreta por parte del Estado, han estado garantizadas hasta ahora por una ley que proviene del franquismo. El debate previsto para el otoño en el Congreso sobre la reforma de la Ley de Secretos Oficiales, me lleva a plantear algunas consideraciones democráticas que parten de la defensa, en términos razonables, del principio de transparencia y del derecho a saber de la ciudadanía.

Los papeles relacionados con el golpismo y el 23F, la guerra sucia contra el terrorismo de ETA y los GAL, los secretos de la larga dictadura franquista, la salida de España del Sáhara, el caso Mikel Zabalza (ver https://odonelorza.com/blog/item/1383-el-caso-mikel-zabalza-en-un-estado-de-derecho.html ) y otros asuntos de relevancia, han de desclasificarse como Secretos de Estado y, por tanto, posibilitar su conocimiento.

Este cambio tiene que producirse con ocasión de la aprobación de la nueva ley. Una ley de Protección de la Información Clasificada que establezca los ámbitos y materias que deben quedar protegidas por el Estado, las categorías y plazos de protección de documentos como Secretos de Estado, el procedimiento y requisitos a cumplir para solicitar la desclasificación, el papel del Tribunal Supremo ante las demandas de desclasificación y la identificación de los documentos existentes en los archivos secretos. Esto último con el objetivo de facilitar la accesibilidad a los mismos mediante la creación de un Registro que permita conocer qué asuntos o materias están protegidas bajo las categorías de Alto Secreto, Secreto, Confidencial y Restringido.

En 2022, y tras esperar 43 años, una Ley de Secretos Oficiales debe servir a la democracia. El anteproyecto aprobado en Consejo de Ministros ha levantado críticas y ofrece algunos agujeros negros. Por ejemplo: no contempla la prohibición de clasificar información que pudiera ser constitutiva de algún delito grave, fraude económico o corrupcióny ello con la finalidad de impedir que estas conductas delictivas quedaran impunes o prescritas. Por no hablar del pretendido carácter retroactivo de la ley sobre la información que ha sido secreta hasta hoy.

No pueden justificarse por la ley más esperas ni plazos más amplios de protección documental (se propone hasta los 50 años para información de alto secreto, ampliable a 65). Las personas físicas o jurídicas afectadas, los jueces, investigadores, historiadores, etc, tienen que poder acceder y conocer toda la verdad a partir del contenido de los documentos archivados como secretos oficiales. Hablamos de asuntos de gran trascendencia que tuvieron lugar hace más de 40 años. Es una cuestión de sensibilidad democrática. 

Ampliar los plazos para la desclasificación no sería entendido por la sociedad. De ahí que confíe en que el periodo que se abre en agosto para formular alegaciones y el debate con ocasión del trámite legislativo en el Parlamento, permitan aprobar una ley que se homologue a las más avanzadas en Europa y de la que los demócratas nos sintamos satisfechos. Para ello, será necesario un amplio consenso promovido por el Gobierno de coalición que permita compatibilizar el funcionamiento democrático del Estado con el mantenimiento de la seguridad y la defensa nacional.

Leer más..
Suscribirse a este RSS
Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.