Odón Elorza

Odón Elorza

  • Categoría: Blog

La guerra en Ucrania : entre la gestión de la ansiedad y el cambio de modelo para un planeta enfermo.

La guerra en Ucrania ha puesto a prueba la coherencia y la cooperación en el seno de la Unión Europea, una prueba de fuego que los Estados van superando de momento. Mientras, la ciudadanía europea se desespera ante los efectos, las convulsiones y graves incertidumbres que provoca este conflicto. No será fácil, con el contexto que se prevé en otoño, llevar la evolución de la situación con calma y resiliencia.

Vivimos una etapa crítica para la humanidad y la vigencia de los derechos humanos. Lo digo no solo por esta nueva tragedia humana que acontece en Europa -otras guerras no han cesado en el resto del Planeta- ni por las consecuencias económicas sobre nuestra sociedad de bienestar, sino también porque en este clima bélico avanzan el pensamiento político único, la militarización de las conciencias y de la economía.

También se extiende una cierta estigmatización de cualquier reflexión crítica del proceso seguido o de aquellas posiciones que defienden la necesidad de gestiones continuas y a fondo por parte de la alta diplomacia para encontrar una salida a la guerra provocada por el tirano imperialista Putin y que los demócratas condenamos.

Pero no deberíamos resignarnos a la cronificación de la guerra. ¿El sistema de lanzamisiles Himars de alta tecnología y los cohetes antiaéreos que EEUU viene entregando a Ucrania servirán para cronificar la guerra en un empate de larga duración? ¿Provocarán una carrera de armamentos y una escalada militar que active el riesgo de guerra nuclear, más aún tras el anuncio de Rusia del empleo de misiles hipersónicos? ¿ O por el contrario los misiles Himars y otras armas entregadas a Zelenski permitirán hacer ver a Putin que debe buscar un acuerdo diplomático? En todo caso, siempre con el acero como protagonista esencial de las guerras, un material de producción importante en Ucrania.

Mientras, la inflación, que ya empezó a subir en 2021 por los efectos de la pandemia en el mercado internacional, está disparada por la guerra con el incremento de precio de las energías y los alimentos. Todo ello, pone en claro riesgo de hundimiento a la economía europea en otoño, que aún dispone de los Fondos para afrontar la recuperación económica. No olvidemos la fuerte incidencia del trigo, paralizado en los depósitos de Ucrania, en la hambruna que padece la población de los países del sur.

La Europa democrática es débil en materia de defensa y ahora más dependiente de EEUU en suministro energético y en armamento. La potencia norteamericana actúa, como siempre, en defensa de sus propios intereses económicos y geoestratégicos. Con Biden o con Trump, enfrascados en su propia lucha electoral, la guerra en Ucrania es un escenario más de su confrontación de cara a las próximas elecciones legislativas en noviembre. En todo caso, la invasión de Rusia a Ucrania ha facilitado el cierre de filas en torno al poderío de Washington, con el compromiso de todos los socios de la OTAN de incrementar el gasto militar.

No pongo en duda el posicionamiento de la UE, la OTAN y EEUU en favor de actuar para que se respete la soberanía de Ucrania, con sanciones a Rusia, ayudas económicas y entrega de armamento a Zelenski. Pero, a raíz de la Cumbre de la OTAN en Madrid y la aprobación de su Concepto Estratégico, si creo necesario reflexionar sobre la realidad de la situación y hacia dónde vamos.

El nuevo concepto/objetivos de la estrategia militar y su relato político pasan por encima de la vida de las personas, de sus necesidades y derechos básicos. Seremos muy ingenuos si pensamos, desde un punto de vista simbólico, que la función del trigo se puede imponer al papel del acero, siendo ambas producciones de importancia decisiva para la economía de Ucrania.

La revitalización de la OTAN ha conllevado señalar a Rusia como principal amenaza directa y a China como un desafío sistémico, así como acordar el rearme y resucitar los bloques. Sin embargo, no sabemos si en la Cumbre se trató a fondo la búsqueda de una solución diplomática para lograr un final de la guerra que sea suficientemente digna, segura y estable para las partes. La diplomacia tiene el dificilísimo papel de plantear las cuestiones y los términos hipotéticos de unas negociaciones que permitan un final en el que no haya aparentes perdedores. 

Deberíamos preguntarnos si alguien cree posible una derrota militar de Putin, de una gran potencia nuclear como Rusia que ya no puede ser “ganada” militarmente de manera razonable. De momento, pese a las sanciones y daños que está recibiendo, Putin ha respondido cerrando más el grifo del suministro del gas ruso a países europeos en apuros, llevando al extremo su autoritarismo y ensayando el uso de armamento más sofisticado.

Por otro lado, la acción sobre los retos de la emergencia climática y la transición ecológica se ve paralizada, cuando no retrasada por la guerra, con la vuelta a las nucleares y al uso del carbón. Porque ya sabemos que la soberanía de los Estados reside en poseer fuentes propias de energía. Europa carece de recursos energéticos para hacer funcionar su maquinaria económica. Mientras, Putin hace descansar el sueño de su expansionismo nacionalista en el poder energético de Rusia para atacar, amenazar y desgastar a la Unión Europea.Aunque Biden, meses atrás, se comprometió a tratar de reemplazar el suministro de gas ruso.

La compatibilidad entre la guerra y la democracia resulta muy complicada de lograr por no decir excepcional. Lo saben muy bien las fuerzas ultras y populistas que buscan aprovecharse del clima de tensión y desestabilización. Sucede que el disfrute y prevalencia de los valores de la cultura democrática se pueden acabar resintiendo y depreciando -también en los Estados homologados- por las duras consecuencias de una guerra. En ese contexto, dominan objetivos que se ven prioritarios como la defensa y la supervivencia colectiva ante la inseguridad y el horror.

Son tiempos de ansiedad y sufrimiento ante tantas incertidumbres acumuladas y víctimas de las crisis. Tiempos que requieren liderazgos sólidos e ideas democráticas globales para gestionar la creciente ansiedad de la ciudadanía y avanzar en un cambio de modelo para el planeta.

Una situación de alarma que exige una redistribución justa de sacrificios, esfuerzos y contribuciones fiscales por parte de los grandes poderes economico-financieros. Se requieren medidas de imposiciones fiscales para quienes obtiene grandes beneficios de la guerra y de la emergencia energética, como la Banca y las grandes empresas energéticas; también para quienes hacen negocio directo con la venta de armamento y de tecnología militar.

Estas reflexiones obligadas me surgen tras revivir la excepcional película de 1959 del director Alain Resnais, “Hiroshima, mon amour”. Una nueva versión de aquella temática sería la demostración de que la barbarie, en este caso con motivo de la guerra de Ucrania, se volvió a imponer a la humanidad.

 

Odón Elorza / Diputado del PSOE

San Sebastián, 31 de julio de 2022 / Publicado en Ethic.es el 2 de agosto. 

Leer más..
  • Categoría: Blog

La ciudadanía donostiarra y los retos del futuro de San Sebastián.

Por diferentes canales aparecen comentarios de preocupación sobre la marcha y el futuro de nuestra ciudad. Y compruebo, leyendo y escuchando opiniones, que hay por medio cuestiones de envergadura sobre las que se deberán tomar decisiones que marcarán el futuro de Donostia-San Sebastián. Para ello, será necesaria una deliberación abierta y un liderazgo claro.

Es innegable que durante once años, tras la derrota del terrorismo en 2011, han ido surgiendo pisos turísticos y nuevos hoteles, como setas, en edificios significativos. Mientras, se han paralizado desde el Ayuntamiento actuaciones que se habían acordado para promover vivienda protegida y de precio tasado para los jóvenes y familias, operaciones que formaban parte de la herencia que dejamos quienes gobernamos hasta 2011.

Por fin, se ha iniciado el proceso para la revisión del Plan General de Urbanismo de la ciudad. Un plan que ha de permitir avanzar -espero que con acierto- en una ordenación urbana sostenible sobre los usos y desarrollos del escaso suelo disponible en Donosti. Se trata de afrontar colectivamente los nuevos retos de San Sebastián, algunos de ellos guardan relación con la problemática e incertidumbres globales del planeta. Se necesitan respuestas a la imprescindible cohesión social del municipio, la emergencia climática, la demanda de vivienda pública, la protección del medio ambiente y las necesidades de una economía basada en la innovación científica y tecnológica.

En estos años se han acordado cesiones y ocupaciones de suelo público que considero desacertadas y se ha carecido de ideas tractoras para potenciar una ciudad de vanguardia cultural. Claro que se despreció primero y luego se desaprovechó, desde la Alcaldía, la enorme oportunidad que ofrecía la Capitalidad Europea de la Cultura en 2016 para crear nuevas redes, inercias e iniciativas culturales. Nadie rindió cuentas de aquella pobre celebración en una ciudad que parecía adormecida.

Por otra parte, distintos proyectos locales y territoriales se han aparcado o caído en el olvido por ausencia de ilusión. Finalmente, el Plan Estratégico 2030 se ha actualizado, de manera acelerada, con escasa participación y sin conclusiones precisas.

La ciudadanía debe saber que las decisiones estratégicas no pueden estar condicionadas por intereses económicos particulares, por actitudes políticas partidistas o por la posición de grupos de vecinos que se desentiendan de una visión global de los intereses generales de la ciudad. Será preciso liderar un amplio consenso cívico y político, así como priorizar los valores de la solidaridad y la convivencia, en la gobernanza democrática municipal.

El futuro no está escrito. ¿Queremos una ciudad equilibrada y controlada en su desarrollo turístico? ¿Crecerá el deterioro de los servicios públicos y del mantenimiento urbano? ¿Cambiará la movilidad en una dirección sostenible -con ayudas de los Fondos Europeos- garantizando que los procesos de cambio sigan pautas de participación? ¿Podrán los jóvenes dejar de soñar y accederán a un piso en esta ciudad? ¿Se logrará la inclusión de la diversidad fruto del fenómeno demográfico? ¿Se atenderán las necesidades de cuidados a los más mayores?

Nuestra ciudad no puede morir de éxito turístico. Antes tenemos que cuidar y enriquecer su identidad y patrimonio y evitar que se nos vaya de las manos; implicar en las decisiones a la ciudadanía y a los agentes; promover valores humanitarios en un planeta lleno de incertidumbres; avanzar en la transición energética, ecológica y digital; fomentar la creatividad, la innovación y la convivencia; y atender las demandas sociales de la población. Porque Donostia-San Sebastián les pertenece.

 

 

Odón Elorza / Diputado del PSE-PSOE por Gipuzkoa

Donostia-San Sebastián, 22 de junio de 2022 / Publicado en El Diario Vasco el 23 de julio de 2022

Leer más..
  • Categoría: Blog

Mi lealtad al PSOE, los cambios que vienen y el Comité Federal.

De entrada, reconozco la legitimidad y capacidad del Secretario General del PSOE para proponer cambios dirigidos a mejorar el funcionamiento del partido y del Grupo Parlamentario Socialista y reforzar así, cada cual en su papel, la difícil tarea del Gobierno. Hasta aquí expreso una obviedad.

El Comité Federal deberá ser quien, tras el necesario debate, tome los acuerdos correspondientes sobre los cambios de personas con total libertad. Sin embargo, su papel se podría ver mediatizado, reducido, a consecuencia de la innecesaria antelación con la que los designados ya lo han anunciado sin esperar -hasta con agradecimientos en twitter- y los medios más conectados con Moncloa han ido adelantando -en dosis digestivas- las decisiones de Pedro Sánchez.

Si todo el pescado está vendido, si el debate resultara escaso, si la cohesión y la fuerza del PSOE se identifican con la plena aceptación, sin intervenciones críticas que puedan considerarse impertinentes, ... entonces se corre el riesgo de convertir el Comité Federal en una especie de atrezzo con invitados y aplausos al encenderse la luz de aviso. Confío en que esto no sucederá por la gran inteligencia de sus miembros.

¿Será acertada la decisión de situar a dos excelentes ministras al frente de las tareas del Partido en Ferraz? ¿Tendrán tiempo y podrán hacer el papel político con lenguaje propio que corresponde al Partido como complemento del Gobierno? ¿Era necesario crear un comité de dirección, a modo de “núcleo duro” del Presidente, de composición muy monclovita, para concentrar el debate y las decisiones estratégicas de cara a las próximas convocatorias electorales? ¿En qué situación queda ahora la Ejecutiva Federal del PSOE salida del 40 Congreso?

Muchas preguntas que el tiempo, ese tiempo que avanza demasiado rápido en medio de tantas convulsiones y terribles incertidumbres, se encargará de responder. Por cierto, Pedro Sánchez ha tenido el acierto y la generosidad de curar heridas. Además, ha incorporado a su entorno a quienes le echaron de la dirección en octubre de 2016 con ocasión de un debate de fondo sobre la posición socialista en la investidura de Rajoy. Con la misma lealtad al PSOE que entonces, espero que aquel episodio no se vuelva a repetir.

Tras aquel “golpe” en el Comite Federal de 2016 hubo mucha militancia, entre ellos quienes votamos NO a Rajoy, que defendimos - a cuerpo y poniendo todo en juego- un proyecto de izquierdas, la coherencia del PSOE y la democracia interna. Me temo que una parte de aquella militancia puede estar hoy, como mínimo, confusa. Entonces no se equivocó.

 

Odón Elorza / Militante del PSOE

21 de julio de 2022

Leer más..
  • Categoría: Blog

Las grandes constructoras sancionadas por cometer graves fraudes en las licitaciones públicas.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) dictó el pasado 5 de julio resolución en el expediente incoado contra grandes empresas constructoras por prácticas colusorias, restrictivas de la competencia y contrarías a los artículos 38 de la Constitución, 1 de la Ley de Defensa de la Competencia y 101 del Tratado de Funcionamiento de la UE.

Son practicas colusorias aquellos acuerdos entre empresas, decisiones o recomendaciones colectivas y prácticas concertadas que tengan por objeto impedir, restringir o falsear la competencia en todo o en parte del mercado nacional.

Los poderes del Estado deben garantizar el valor constitucional de la libre competencia en el marco de una economía de mercado, con la defensa de la concurrencia y la competencia entre empresas en las licitaciones públicas y mediante la aplicación vigilante de la normativa. Son inadmisibles las prácticas fraudulentas realizadas por empresas en los procesos de licitación y contratación pública.

Pues bien, la CNMC, como culminación de un largo expediente, ha impuesto multas por un total de 203,6 millones de euros a seis de las principales constructoras españolas: Acciona (29,4), Dragados (57,1), FCC (40,4), Ferrovial (38,5), Obrascón Huarte Lain (21,5) y Sacyr (16,7). La razón es haber alterado, en el periodo 1992 a 2017, miles de licitaciones públicas destinadas a la edificación y obra civil de infraestructuras.

Las conductas y modus operandi de las grandes constructoras se resume en que se reunían semanalmente para analizar las licitaciones de obra pública que se habían publicado en diferentes plataformas de contratación del Estado. Las empresas intercambiaban información comercial sensible; por ejemplo, su intención de concurrir o no a licitaciones, la intención de formar UTEs (Unión Temporal de Empresas) y los miembros que las integrarían o quienes compartirían una parte o la totalidad de los trabajos que compondrían las ofertas técnicas para las licitaciones. Los trabajos se encargaban conjuntamente a empresas o consultoras externas.

A lo largo de los 25 años la CNMC ha constatado que nos enfrentamos a malas prácticas continuadas por parte de empresas que operan en obras de fomento, como la construcción y edificación de infraestructuras como hospitales, puertos, aeropuertos y carreteras. Estas constructoras actuaron poniéndose de acuerdo para no respetar las normas y procedimientos que defienden la libre competencia y burlar la ley. Su objetivo es obtener el máximo de adjudicaciones de obras en las licitaciones de las Administraciones Públicas. Sus efectos han sido especialmente dañinos para el funcionamiento de una sociedad democrática, ya que afectaron y contaminaron miles de concursos públicos convocados por las Administraciones Públicas.

Además, se han producido otras resoluciones similares de la CNMC. Por ejemplo, el 20 de agosto de 2021 comunicó que había desmantelado un cártel de 12 empresas (Acciona, Aceinsa, Alvac, ACS, Elecnor, Copasa, Elsamex, Elsan, Ferrovial, Copcisa, FCC y Sacyr) que alteraba el resultado de licitaciones de los servicios de conservación y explotación de carreteras de la Red de Carreteras del Estado. El cártel consiguió 71 de las 101 licitaciones del Ministerio de Fomento entre 2014 y 2018 con adjudicaciones por importe de 530 Millones. El total de las multas ascendió a 61,28 millones de euros y se activó la prohibición de contratar con la Administración

La CNMC impuso, el 1 de octubre de 2021, una multa de 127,8 millones a las principales empresas de sistemas de seguridad, señalización y comunicaciones para la red ferroviaria convencional y de alta velocidad. Durante 15 años formaron un cártel que se repartió de forma fraudulenta 82 licitaciones convocadas por Adif por valor de más de 4.142 millones de euros. Este fraude impactó de lleno en el erario público ya que las empresas encarecieron el precio a pagar por Adif en este tipo de contratos. Según la CNMC, las prácticas de este cártel (Alstom, Bombardier, Cafs, Cobra, Nokia, Siemens Rail, Siemens S.A. y Thales) han sido especialmente dañinas ya que, en algunos casos, los efectos del fraude se prolongan hasta 2040 por el periodo de vigencia de algunas de las licitaciones adjudicadas.

Por otra parte, se da el caso de las 15 empresas del denominado cártel del AVE que en marzo de 2019 fueron sancionadas por la CNMC con 118 millones de euros. Se repartieron, durante 14 años, los concursos públicos para obras de electrificación y electromecánica, tanto de la red del AVE como de las líneas convencionales. Este otro grupo de empresas (Cobra, Elecnor, Siemens, Semi, Inabensa, Alstom, Cymi, Isolux, Electren, Comsa, Indra, Neopul, Telice, Eym y Citracc) actuó de común acuerdo para obtener de forma fraudulenta 200 proyectos ferroviarios por valor de 1.000 millones de euros en obras cofinanciadas con fondos europeos.

Los acuerdos colusorios sancionados han supuesto una menor variedad y calidad de las ofertas técnicas al producir efectos negativos sobre las empresas competidoras que concurrieron a las licitaciones en desventaja frente a las empresas del grupo, ya que tuvieron que acometer un mayor coste para la preparación de las proposiciones técnicas y no disponer de la misma información estratégica que las empresas agrupadas.

El Gobierno ha de rechazar el comportamiento de todas las empresas cuyas prácticas fraudulentas han sido sancionadas por la CNMC. Actitudes que representan una grave infracción a la libre competencia empresarial, al erario público por los sobrecostes que genera y a la necesaria integridad empresarial. De ahí que el Gobierno disponga de la capacidad de aplicar la sanción de la prohibición de contratar, una vez que haya sentencia firme y de acuerdo con la Ley de Contratos del Sector Público.

La Presidenta de la CNMC, Cani Fernandez, en su comparecencia ante el Congreso, en marzo de 2022, advirtió que “la detección de cárteles para evitar la manipulación de licitaciones en la contratación pública es una prioridad. Si en condiciones normales la contratación pública supera el 10% del PIB, con la gestión de los fondos europeos para la recuperación económica (Next Generation), este porcentaje se verá fuertemente incrementado. Conscientes de los retos que afrontamos, la CNMC ha intensificado la persecución de las prácticas restrictivas de la competencia”.

El Congreso tiene que expresar su total apoyo a la CNMC en su trabajo como organismo regulador que desarrolla una acción compleja contra las prácticas colusorias de empresas que se creen las dueñas del país. Una tarea dirigida no solo a garantizar las condiciones de libre competencia del mercado sino también a reducir el coste de dichas contrataciones para los presupuestos de las administraciones. Por ello, la CNMC ha de contar con los recursos humanos y materiales necesarios para que su función inspectora y sus procedimientos sancionadores sean efectivos y garantistas.

Por estas razones y en esos mismos términos, he presentado al Grupo Socialista una iniciativa parlamentaria para que se debata en un próximo Pleno del Congreso. Es mi obligación como Diputado. 

 

Odón Elorza / Diputado del PSE-PSOE por Gipuzkoa

San Sebastián 20 de julio de 2022 / Publicado por InfoLibre 

Leer más..
Suscribirse a este RSS
Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.