Odón Elorza

Odón Elorza

El Congreso aprobó mi propuesta sobre: “El tren transfronterizo San Sebastián - Bayona”

La ausencia de conexiones ferroviarias entre San Sebastián y Bayona, las dos ciudades principales de un corredor de 600.000 personas, y los problemas de saturación del tráfico en los pasos de la frontera en Gipuzkoa, durante el verano, ponen de manifiesto la necesidad de contar con un sistema de transporte público que cumpla los criterios de sostenibilidad y eficiencia para mejorar la movilidad ciudadana en la “ Eurociudad Vasca Bayona-San Sebastián.”

El gran número de personas que cruzamos habitualmente la muga del río Bidasoa, en ambas direcciones por razones comerciales, culturales o turísticas, justifican la necesidad de un tren que una este territorio transfronterizo entre España y Francia. Un tren moderno, competitivo, regular, sin transbordos y con espacio para llevar bicis.

El importante volumen que ha adquirido la movilidad ciudadana en la zona, especialmente en fines de semana y verano, sin olvidar otros movimientos diarios de carácter laboral y escolar, hoy solo puede ser respondido con el uso del coche. Lo que nos lleva a recordar las problemas de acceso, aparcamiento y circulación por Biarritz, Irún, San Sebastián o Bayona.

Sin embargo, la alternativa acorde con los objetivos de reducir las emisiones de gases contaminantes de los vehículos y frenar el cambio climático, ya está inventada. Por ello, no se entiende que, formando parte de la UE, la distancia de 50 km entre las dos capitales no se pueda superar mediante una oferta de trenes en condiciones. La opción existente exige hacer transbordo en la Estación de Hendaya y, con mucha suerte, emplear más de dos horas para hacer el viaje. 

Como diputado del PSOE por Gipuzkoa, vengo reclamando desde 2013 al Gobierno de España (Ministerio de Fomento) que estudie y acuerde con el Gobierno de Francia la puesta en servicio de una línea de ferrocarril que conecte ambas localidades, con frecuencias diferentes según la época del año, trenes directos y trenes con paradas en las localidades importantes del trayecto.

El tren Bayona-San Sebastián, sin transbordo en Hendaya o Irún, será posible con el final de las lentas obras que viene realizando ADIF para la renovación integral de las vías convencionales de Renfe en el tramo entre Astigarraga - San Sebastián e Irún, desde hace 6 años.

Unas obras que llevan meses paralizadas por quiebra de la empresa adjudicataria, en el marco de una gestión ineficaz del Gobierno del PP. Esa actuación incluye la colocación en las nuevas traviesas de un tercer raíl o hilo para contar con vías de doble ancho, salvando así el diferente ancho existente todavía entre Francia y España, así como mejoras del gálibo en túneles como el de Gaintxurizketa, suavizar curvas y mejoras de seguridad. No olvidemos que la llegada de la línea del TAV a Irún y su extensión hasta Paris no parece que se producirá hasta 2023.

El pasado miércoles día 20 de febrero, la Comisión de Fomento del Congreso aprobó, por unanimidad, la propuesta que presenté de “Gestionar ante el Gobierno de Francia, y con la implicación del Gobierno Vasco y el Consejo Regional de Nueva Aquitania, el análisis de los problemas técnicos, administrativos y comerciales y la propuesta de soluciones que permitan la puesta en servicio de un tren transfronterizo que conecte, sin necesidad de hacer transbordos, las localidades situadas en el territorio de la Eurociudad Vasca con el fin de favorecer la movilidad sostenible de 600.000 habitantes en el corredor y salvar la situación de saturación de los viales “fronterizos” en distintas épocas del año.”

También acordó “Activar las negociaciones con el objetivo de formalizar un acuerdo político con el Gobierno de Francia así como un convenio de colaboración, planificación y financiación entre las instancias ferroviarias de ambos Estados para poner en servicio el tren transfronterizo Bayona - San Sebastián. Evaluar la posibilidad de la financiación con fondos de la UE para la mejora del transporte ferroviario en un tramo interestatal del Corredor Atlántico que forma parte de los grandes ejes ferroviarios europeo.”

Por último, el Congreso “instó a Fomento a retomar los trabajos de conexión en ancho europeo de la plataforma de alta velocidad de la Y vasca, entre Astigarraga e Irún frontera.”

Odón Elorza / Diputado del PSE-PSOE por Gipuzkoa

San Sebastián, 26 de febrero de 2019. 

Leer más..
  • Categoría: Blog

El diputado 84.

Me siento afortunado por haber formado parte del Grupo Socialista en el Congreso tras vivir, en estos casi tres años, experiencias muy dispares. Lo afirmo por encima de los diferentes posicionamientos que cada diputado adoptó, como militantes del PSOE, ante la crisis que se desató en octubre de 2016 por el sentido del voto socialista a la investidura de Rajoy, lo que provocó la coherente renuncia de Pedro Sánchez. Un Grupo que, tras las duras primarias que dejaron heridas, supo rehacerse y mantener unido en la dedicación a su trabajo parlamentario y en la defensa de un proyecto socialdemócrata renovado para el siglo XXI.

Tuvimos que superar momentos de mucha tensión interna, en los que algunos recibimos sanciones, para a continuación configurar un colectivo que lideró las iniciativas de la oposición tras la victoria en las primarias de Pedro Sánchez. Después, aprobada la Moción de Censura, el Grupo Parlamentario ha trabajado aprendiendo sobre la marcha su nuevo papel de apoyo al Gobierno para complementar las medidas de la agenda social aprobadas por el Consejo de Ministros y el Congreso, además de defender y explicar durante nueve meses, en todos los foros públicos, las posiciones del Gobierno y su proyecto presupuestario.

Me considero el último de la fila de los 84 diputados, porque he aprendido de todos ellos y ellas, de sus conocimientos, preparación y esfuerzo. Suponía un reto sostener con ilusión, durante un tiempo imprevisible, a un Gobierno socialista apoyado por una minoría de solo 84 votos. Lo mismo que mantener la cohesión interna en situaciones delicadas y ante votaciones con las que los enemigos del PSOE buscaban provocar controversias o indisciplinas. Ambas pruebas fueron superadas.

Hemos preservado la lealtad al nuevo proyecto Socialdemócrata del PSOE; un proyecto ambicioso en cuanto a los compromisos de la agenda social y que contempla respuestas transformadoras ante los nuevos desafíos de la globalización, la revolución tecnológica, el cambio climático y la sostenibilidad de nuestra economía. Se trataba, como prioridad, de devolver la dignidad a la vida cotidiana de millones de familias, tarea iniciada por el Gobierno de Pedro Sánchez y que debiera continuar en la próxima legislatura para consolidar y ampliar objetivos frente a quienes proponen una involucion que nos traslade al año 1977.

Los parlamentarios socialistas respondimos sin fisuras a las iniciativas de unas derechas irresponsables que lanzaban en el Parlamento propuestas reaccionarias y discursos llenos de falsedades. Los 84 hombres y mujeres hemos sido una piña a la hora de presentar propuestas para superar los dramáticos efectos en la ciudadanía de la crisis económico-financiera. También en la defensa del diálogo como vía para encontrar salidas incluyentes a la crisis constitucional en Cataluña o en la idea de hacer avanzar un modelo federal de convivencia y autogobierno de sus Pueblos en una España plural.

Sé que ha habido momentos y votaciones complejas pero el Grupo ha actuado como un bloque hasta el final, detrás de las portavoces Margarita Robles y Adriana Lastra, conscientes de lo que había en juego. Pero el rechazo a los presupuestos sociales para 2019, consecuencia de la extraña confluencia de intereses estratégicos entre las derechas y los partidos secesionistas de ERC, PDECat y Bildu, ha llevado al Presidente a disolver el Parlamento por razones de coherencia democrática y de dignidad del propio Gobierno. No se podía continuar. 

La “aventura” acaba para los 84 diputados y diputadas resistentes que hemos vivido una experiencia apasionante y dura a la vez. Pero, en todo caso, gratificante en lo político y en lo personal. A partir del 28 de abril cada cual seguirá su camino: en la política, en la vida profesional o en la búsqueda de empleo, porque nada está escrito. Aunque continuará nuestro vínculo.

Nos queda un ejercicio a realizar en las próximas semanas: rendir cuentas de nuestra labor en las respectivas circunscripciones electorales. No importa que suene a pre-campaña; es nuestra obligación ética. Conscientes de que no hemos podido alcanzar desde el Gobierno todos los objetivos de cambio y transformación que nos propusimos para este periodo nacido en la inestabilidad y rodeado de incertidumbres. El bloqueo de la Mesa del Congreso, controlado por el PP y C’s, ha impedido, por su parte, la tramitación de 50 leyes necesarias para avanzar en la recuperación del Estado de Bienestar y en el desarrollo de un nuevo modelo económico sostenible en el marco de una transición energética.  

No tengo dudas de que el balance final de la gestión de gobierno, incluidas 19 leyes y 28 decretos leyes, es muy satisfactorio. Aún con los errores y contradicciones propias de quienes, de repente, aterrizan en Moncloa y en los Ministerios y se ven ante la responsabilidad de gobernar un país tras el éxito inesperado de la Moción de Censura.

Recogimos un país desmoralizado por los casos de corrupción, con una gran desconfianza en las instituciones y en una senda engañosa de crecimiento económico orientado con medidas que provocaban más desigualdades y más precariedad. En medio de un proceso de grave crisis constitucional y de la convivencia en Cataluña y con una fiscalidad contraria a la justa redistribución de las cargas y al reparto de la riqueza.

Hemos llegado a una cita histórica y decisiva para el futuro de la democracia y de la cohesión social y territorial en esta España convulsa. Nadie sabe con seguridad cómo evolucionará el Grupo Socialista a partir de los actuales 84. Pero los que lleguen tras las elecciones del 28 de abril serán conscientes del mandato ciudadano para frenar una involución del Estado Social y Democrático de Derecho.

Vivimos un tiempo en el que el sistema democrático se ve presionado por los grandes poderes económicos y por los fenómenos del populismo y de los nacionalismos de confrontación. Precisamente cuando se han cumplido 40 años de una Constitución que necesita reformas urgentes y de una democracia que exige ser defendida y reforzada frente a la desidia de las derechas.

Odón Elorza / Diputado Socialista por Gipuzkoa

San Sebastián 22 de febrero de 2019 / Publicado en infolibre.es

Leer más..
  • Categoría: Blog

28 de abril : progreso o involución.

La convocatoria anticipada de elecciones generales para el 28 de abril me pareció una decisión coherente del Presidente Pedro Sánchez que cumple así con su compromiso de tratar de mantener el Gobierno para aprobar un Presupuesto propio para 2019. Sin embargo, su rechazo y la situación política de bloqueo le llevó a disolver el Parlamento, protegiendo la dignidad democrática de un Gobierno nacido con total legitimidad tras la Moción de Censura a Rajoy por los casos de corrupción. 

La ciudadanía podrá optar en las urnas entre progreso o involución. Entre apoyar el desarrollo de un proyecto Socialdemócrata de progreso o permitir un proceso reaccionario que supondría una pérdida de derechos y libertades y el retroceso de la democracia en España. Para frenar al Frente Nacional de las derechas será imprescindible una gran movilización de la mayoría social y, en particular, de los jóvenes.

En su declaración al país, anunciando la convocatoria de elecciones, Pedro Sánchez ha rendido cuentas de la gestión del Gobierno de manera didáctica y con transparencia. Ha explicado los logros conseguidos desde el Consejo de Ministros y el Parlamento, los objetivos que se quedan a mitad de camino por falta de tiempo o de consenso -caso de la derogación de la reforma laboral, la transición energética o la ley de pensiones- y el gran número de leyes que no han podido ser tramitadas por el bloqueo de la Mesa del Congreso, mostrando así la actitud antidemocrática del PP y C’s.

Es importante destacar que la subida de las pensiones, del SMI o del sueldo de los empleados públicos, la sanidad universal, la oferta de empleo público, un Plan de empleo juvenil, la derogación del impuesto al sol, la mayor protección al colectivo de los autónomos, el apoyo a los contratos indefinidos o la nueva regulación hipotecaria, entre otras medidas, están garantizado por el Gobierno gracias a sus Decretos Leyes, convalidados por el Congreso, y a las Leyes aprobadas en el Parlamento.

Sin embargo, las leyes referidas a la eutanasia, igualdad de género, reforma de la LOMCE, Memoria Historica, voto rogado, modificación de la ley Mordaza, lucha contra la brecha salarial, sostenibilidad de nuestro sistema de pensiones y un largo etc, no han podido ser debatidas por imposición de la Mesa del Congreso que preside Ana Pastor. 

La causa del cambio de escenario político ha sido la suma de votos entre los independentistas catalanes, BILDU, el PP y Ciudadanos para tumbar los presupuestos sociales del Gobierno. Los partidos soberanistas radicales han optado por hacer el juego a las derechas de la bochornosa foto de la Plaza de Colón, dejando constancia de que los representantes de las posiciones extremas se necesitan para avanzar en sus estrategias de confrontación y justificar sus excesos verbales. En una palabra: ambos frentes nacionalistas se retroalimentan y desprecian el diálogo. 

No tengo dudas de que con el inicio del juicio al procés y ante la necesidad de aprovecharlo para cargar las pilas de los secesionistas y alimentar el victimismo entre sus filas, Puigdemont y Torra juegan a desestabilizar el Estado de Derecho. Quieren propiciar un escenario en el que el Gobierno de España y otras instituciones caigan en manos del frente derechista para provocar así más rechazo de España en sectores de Cataluña y la peor imagen de España ante las instituciones y sectores de opinión en Europa. Los secesionistas manejan la idea miserable de que contra peor le vaya a España, esto es, a millones de familias, mejor les irá a ellos en Cataluña.

La siniestra votación presupuestaria ha dejado en evidencia el discurso crispado y catastrofista de las derechas para meter miedo a la ciudadanía. Ya no hay dudas sobre las falsedades que Casado y Rivera vienen repitiendo desde el verano. Me refiero a la matraca de la acusación a Pedro Sánchez de haber pactado nadie sabe qué con los soberanistas. Tampoco se sostienen las descalificaciones de cobardía y de cometer alta traición a España dirigidas al Presidente Sánchez y al PSOE. Las derechas nunca aceptaron la Moción de Censura y se dedicaron a acosar al Gobierno desde el primer día y a fabricar una gran mentira para echar a Sánchez.

Queda claro que el Gobierno del PSOE no aceptó las exigencias de ERC ni de PDECat para obligar a la Fiscalía del Estado a retirar sus acusaciones sobre los encausados del procés, y que se negó a formalizar un debate entre partidos sobre la autodeterminación.

Lo más grave es que tras el pacto con VOX para gobernar Andalucia y la manifestación convocada por el nacionalismo españolista ultraconservador, con un manifiesto lleno de mentiras para llamar a la concentración en Colón, las derechas han obtenido, con el apoyo de ERC, PDECat y Bildu, un éxito inesperado. De ese modo, el modelo de involución social y política para España que proponen las derechas, se presenta como un peligro real.

No olvidemos que el lenguaje de Casado - el pequeño Trump español - es violento y va dirigido a despertar el resentimiento y la confrontación entre comunidades. Además, el frentismo patriótico de PP, VOX y C’s, es desleal con el Estado, irresponsable hacia las instituciones democráticas y busca romper la cohesión social y territorial.

El patriotismo de los ultras es hueco y contrario a los principios de la democracia y a los valores de la Constitución. Ante ello, solo cabe una respuesta democrática firme el 28 de abril en las urnas.

Odón Elorza / Diputado del PSE-PSOE por Gipuzkoa.

San Sebastián 15 de febrero de 2019 / Publicado en La Hora Digital.

Leer más..
Suscribirse a este RSS
Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.