Slider
Odón Elorza

Odón Elorza

  • Categoría: Blog

Ante las Elecciones en Andalucía.

Andalucía se revelará, más pronto que tarde, porque quiere y necesita avances en igualdad y políticas públicas, en empleo digno, cohesión territorial y más Democracia.

Las derechas, con sus ideas y su práctica de gobierno, han demostrado que nunca lo harán posible.

Porque ya hemos visto que votaron contra las mejoras en Sanidad, la garantía de revalorizar las Pensiones, la subida del SMI, la ley de igualdad retributiva entre hombres y mujeres, las medidas contra la violencia de género, la reforma laboral, las ayudas y el escudo social durante la pandemia -como los PERTEs-, la ley de la cadena alimentaria, la renovación de los órganos constitucionales, ayudas a muchos sectores contra los efectos de la guerra, el ingreso mínimo vital, etc ..

Vamos Andalucía vamos, no te rindas, lucha por las políticas públicas, por la igualdad, el autogobierno y la dignidad de tu gente.

Leer más..

Pregunta sobre “el estado de la conexión ferroviaria transfronteriza entre San Sebastián y Bayona”.

                                       A LA MESA DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS.

 

D. ODÓN ELORZA GONZÁLEZ, Diputado por Gipuzkoa, perteneciente al Grupo Parlamentario Socialista del Congreso, al amparo de lo establecido en el Art. 185 y siguientes del vigente Reglamento del Congreso de los Diputados, presenta la siguiente Pregunta sobre “el estado de la conexión ferroviaria transfronteriza entre San Sebastián y Bayona”, para que le sea contestada por escrito.

 

                                                          EXPOSICIÓN DE MOTIVOS :

 

Las ciudades de San Sebastián y Bayona forman parte de un Corredor Transfronterizo de gran actividad en el ámbito de la Eurociudad Vasca. Sin embargo, la ausencia de una conexión ferroviaria entre ellas pone de manifiesto la necesidad de la puesta en servicio de un sistema de transporte público que cumpla los criterios de movilidad sostenible y eficiencia.

Desaparecidas hace años las viejas fronteras entre Francia y España, la existencia de anchos de vías diferentes en cada país constituyen una anomalía en el siglo XXI que se va a resolver en breve con la colocación de un tercer raíl, en la actual vía convencional entre San Sebastián e Irún, como parte de las obras ferroviarias de la Y vasca y su conexión con la red del AVE.

Por otra parte, debemos contribuir a hacer frente a la crisis climática mediante un transporte sostenible, con un tren que comunique de modo competitivo y en ancho estándar la capital de Gipuzkoa con el País Vasco Francés. - En este escenario, las ciudades nucleares de San Sebastián y Bayona son los extremos de una conurbación muy activa, estando situadas a una distancia de 54 km y próximas a otras poblaciones de gran interés. La Eurociudad Vasca agrupa a 600.000 personas que se comunican mediante el uso del automóvil y se enfrentan a problemas de congestión estacional y saturación del tráfico privado, en parte debida al volumen de camiones que transitan por la autopista.

Los colapsos se producen sobre todo en verano, en los peajes de la autopista AP1, en especial en la antigua frontera de Irún-Behobia y en los puntos de peaje. Por otra parte, existen dificultades de acceso, aparcamiento y circulación en las ciudades de Biarritz, Irún, Donostia/San Sebastián y Bayona con incremento de los niveles de contaminación ambiental.    

El gran número de personas que cruza con frecuencia de un Estado a otro en su coche, por razones comerciales, laborales, culturales o turísticas, justifica la necesidad de disponer de un tren transfronterizo entre San Sebastián y Bayona que sea competitivo, regular, sin transbordos, con 6-7 paradas, espacio reservado para llevar bicis y frecuencias diferentes según la época del año.    

Esta oferta ferroviaria -que no requiere una nueva inversión en infraestructuras- supondría una alternativa de movilidad coherente con el objetivo de reducir las emisiones de gases contaminantes de los vehículos y contribuiría a combatir el cambio climático. La actual opción ferroviaria obliga a hacer transbordo y a esperar en la Estación de Hendaya y, con mucha suerte, emplear dos o tres horas para hacer el trayecto.  

La demanda institucional de un tren transfronterizo Bayona-San Sebastián se planteó en el Congreso en 2013 y será posible con el final de unas largas y molestas obras que realiza ADIF en la vía convencional del viejo trazado entre Astigarraga e Irún.

Dichas obras van con un retraso de cuatro años, con prolongados cortes de circulación que afectan a los servicios de Cercanías Renfe entre Irún y Bríncola. El objetivo es disponer de doble ancho de vía en el tramo Astigarraga-Donostia/San Sebastián-Irún. Esa actuación incluye la colocación en las nuevas traviesas de un tercer raíl o hilo para salvar así el diferente ancho de vía que existe en Francia y España, así como mejoras del gálibo en túneles como el de Gaintxurizketa, suavizar curvas y mejoras de seguridad.    

El 20 de febrero de 2019, el autor de esta Pregunta presentó a la Comisión de Fomento del Congreso la siguiente propuesta que fue aprobada por unanimidad: “Gestionar por parte del Gobierno de España ante el Gobierno de Francia, y con la implicación del Gobierno Vasco y el Consejo Regional de Nueva Aquitania, el análisis de los problemas técnicos, administrativos y comerciales y la propuesta de soluciones que permitan la puesta en servicio de un tren transfronterizo que conecte las localidades situadas en los extremos del territorio de la Eurociudad Vasca, Bayona y Donostia/San Sebastián”.

Por otra parte, ante una Pregunta que formulé el 19 de mayo de 2021, el Gobierno respondió, con fecha 17 de junio de 2021, que “el Ministerio considera positivo el establecimiento de un servicio ferroviario directo entre las ciudades de Bayona y Donostia/San Sebastián, que preste servicio también a localidades intermedias, en la medida en que mejoraría notablemente la oferta de transporte público, resolviendo algunos de los problemas existentes, y potenciaría la movilidad sostenible en este corredor transfronterizo”.

 

En base a las anteriores consideraciones, se formula la siguiente PREGUNTA:

 

1. ¿Qué gestiones ha realizado el Gobierno de España con el Gobierno de Francia, en este último año, para concretar las bases de un Convenio que permita la puesta en servicio de un tren transfronterizo entre Donostia/San Sebastián y Bayona?

2. ¿Ha mantenido conversaciones el Gobierno de España con el Gobierno Vasco para colaborar y trabajar conjuntamente en esta operación?

3. ¿Conocido el interés del Gobierno en el proyecto, qué contactos se han producido entre ADIF y RENFE con los organismos homólogos franceses para tratar específicamente el asunto y hacer avanzar las actuaciones?

4. ¿Qué estudios y propuestas han realizado tanto ADIF como Renfe para solventar los problemas técnicos, económicos, administrativos, jurídicos y comerciales existentes y que quedaron reflejados en la Respuesta a la Pregunta parlamentaria que dio el Gobierno con fecha 17 de junio de 2021?

5. ¿Qué pasos se han dado al día de hoy para resolver los problemas de interoperabilidad de la infraestructura y del material rodante, cuestiones que requieren también la colaboración activa y el acuerdo de los dos Estados, Francia y España?

6. ¿Cómo se encuentran los trámites para que el nuevo servicio ferroviario transfronterizo pueda ser declarado Obligación de Servicio Público en ambos estados?

7. ¿Qué avances se han producido para solucionar el problema de la red de electrificación que es diferente en ambos países pero que se puede solventar adaptando y homologando las locomotoras con sistema bitensión? ¿Así mismo, qué pasos se han dado para resolver aspectos relacionados con las instalaciones de seguridad de la circulación y del tratamiento de los andenes?

8. ¿Si en opinión del Gobierno, lo más apropiado y lo más eficaz sería aprovechar los cauces de participación y colaboración ya existentes entre las distintas administraciones y las entidades ferroviarias de España y Francia, en el seno de la Agrupación Europea de Interés Económico (AEIE) Vitoria/Gasteiz - Dax, constituida por ADIF y RFF (Red Ferroviaria Francesa, actualmente SNCF-Reseau), qué reuniones y avances se han producido con el fin de analizar las alternativas y actuaciones necesarias para la puesta en servicio de este tren transfronterizo que conecte las localidades de Bayona y Donostia/San Sebastián?

9. ¿Se ha explorado la posibilidad de que este proyecto pueda obtener ayudas de los Fondos Europeos al tratarse de una actuación de fomento de la movilidad sostenible con la mejora del transporte ferroviario en el corredor transfronterizo hispano-francés de la Eurociudad Vasca que forma parte de la Europa Atlántica?

 

En el Congreso de los Diputados, a 31 de mayo de 2022.

 

EL DIPUTADO

ODÓN ELORZA GONZÁLEZ

Leer más..
  • Categoría: Blog

Ante la guerra, la pandemia y las crisis : ¿Qué Democracia necesitamos?

Una democracia en retroceso o plegada a los intereses del poder político o económico no nos sirve para superar guerras, pandemias o la emergencia climática. La democracia, con sus principios y valores, ha de ser el mejor instrumento para afrontar la incertidumbre y la inseguridad que provocan unos fenómenos que son aprovechados por los populismos reaccionarios y los nacionalismos ultras para crecer.

La involución que significan las políticas neoliberales, por su favorecimiento de las desigualdades y la autocracia, se presenta como la alternativa a un modelo de democracia justa. El objetivo de populistas y neoliberales es implantar un régimen político autoritario y sociedades con niveles insoportables de injusticia social. Para ello, pretenden recortar la dimensión de la democracia y propiciar un Estado de mínimos e incapaz de sostener las políticas públicas de bienestar.

La debilidad y limitaciones de la democracia global está conllevando su pérdida de credibilidad entre la ciudadanía de muy diferentes países del planeta. El esfuerzo por fortalecerla debe ser mayor cuando nos enfrentamos a una guerra en Ucrania de alcance imprevisible que, además de la insoportable tragedia humana, desata el miedo, provoca graves efectos económicos en la ciudadanía de Europa y otra hambruna en Africa. Por no hablar de las contradicciones en que incurren las variadas democracias europeas con la permisibilidad al gas y, en parte, al petróleo ruso o con la dependencia del petróleo de los regímenes árabes no democráticos.

La guerra provocada por el tirano Putin refleja -además de la legítima lucha por la libertad y la soberanía del Pueblo de Ucrania- una lucha geoestratégica y de intereses económicos entre las grandes potencias. Sin olvidar los propios intereses de los Estados y de las grandes empresas y plataformas. Entre ellas las energéticas, tecnológicas, alimentarias y armamentistas. Además, en este conflicto se manifiesta la incapacidad de la ONU, la impotencia de las ONG’s que trabajan por la paz y los derechos humanos y la desatención a quienes plantean negociaciones diplomáticas para evitar una escalada nuclear e intentar poner fin a la guerra.

Por si fuera poco, los procesos de transición energética y la descarbonización, junto a la imparable transformación de la economía digital, conllevan ajustes de empleo en algunos sectores. De ahí la necesidad de medidas políticas concertadas y el desarrollo de nuevos proyectos sostenibles, con inversiones privadas y ayudas de fondos europeos. Sin una transición justa la salud de la democracia se vería también afectada.  

Esta compleja situación se produce en el escenario convulso de una globalización especulativa que ignora las reglas de la democracia devaluando el papel de las instituciones estatales, elimina el control y participación de la ciudadanía en la vida política y agudiza las desigualdades.  

Por tanto, es preciso repensar el modelo de democracia ante la globalización económico-financiera, las amenazas a la supervivencia del planeta por el cambio climático, el poder desregulado de las grandes plataformas y el avance de las ideas neoconservadoras. La regulación de la globalización exige empoderar a los mecanismos supraestatales de control y decisión para posibilitar una gobernanza democrática global.

Ante este panorama, la democracia representativa en el siglo XXI nada podrá hacer sin líderes políticos íntegros, alejados de tentaciones autocráticas y comprometidos con los valores del multilateralismo, la cooperación, la solidaridad, los derechos humanos, la deliberación con la sociedad y la gobernanza. Además, la democracia, si aspira a ser justa, necesita políticas públicas, con visión local y global, que defiendan los intereses generales de la gran mayoría social.

En el caso de España, avanzar hacia una democracia justa pasa por respetar la separación de poderes, ensanchar la participación ciudadana, una fiscalidad más progresiva, combatir las desigualdades y la precariedad, la elección -en base a criterios que garanticen su independencia e imparcialidad- de los miembros de los órganos constitucionales, proseguir con la regeneración institucional y la lucha contra la corrupción.

Hoy no hay nada más necesario que innovar la democracia.

 

Odón Elorza / Diputado del PSOE por Gipuzkoa

San Sebastián, 7 de junio de 2022 / Publicado en infolibre.es 

Leer más..
  • Categoría: Blog

Un VAR para el Congreso : entre la realidad y la ficción.

Las nuevas tecnologías de la información y comunicación (TIC), con sus potencialidades, sirven para innovar y perfeccionar un modelo parlamentario. El siglo XXI ha traído retos y amenazas a la democracia que nos exigen actuar con decisión.

Los cambios no pueden esperar. Van desde redefinir la función de la web del Congreso para facilitar el acceso público a toda la información, el uso de aplicaciones y programas para crear vías de participación de organizaciones y ciudadanía en los procesos legislativos y mejoras en el sistema de control al gobierno de turno, hasta la regulación para que sus señorías voten de modo telemático en situaciones especiales y celebren reuniones on line, pasando por ayudar a la transparencia e integridad o favorecer la interacción entre representantes y representados para alimentar la relación de la política con la sociedad.

Lo anterior es solo una pequeña muestra de cómo las TIC permiten mejorar el funcionamiento de la vida parlamentaria y dar respuestas a la crisis institucional y a la desafección ciudadana. El objetivo central es garantizar el principio de separación de poderes y reforzar los mecanismos de una democracia debilitada; en España y a nivel global.

Con imaginación, considero que habría sido de gran interés disponer de un sistema VAR en las sesiones porque hubiera permitido a la Presidencia, Mesa y Portavoces del Congreso revisar algunas actitudes, discursos y decisiones. Bien para rectificar en favor de reforzar los grandes acuerdos de país en un caso o bien para imponer sanciones ante discursos de odio y ataques al código ético de comportamiento. Se da la circunstancia de que no existe un capítulo de sanciones en el Reglamento del Congreso. Y así nos va.

Es cierto que el VAR tiene sus detractores en el mundo del fútbol. Pero a caballo entre la realidad y la ficción, tras ver repetida con calma una jugada parlamentaria polémica, algunas rectificaciones hubieran corregido errores de trascendencia que han atacado el interés general y la calidad de la democracia.

Esta reflexión va unida a la necesidad de una reforma en profundidad del Reglamento del Congreso que data de 1982. Una asignatura pendiente entre las medidas de regeneración institucional que sirva para adecuar el funcionamiento de la Cámara a los requerimientos de un Parlamento adaptado a las necesidades que plantea el siglo XXI.

Necesitamos un Congreso que sea innovador y conectado a un proceso de transformación de sus reglas organizativas para mejorar sus funciones: deliberativa, legislativa, de control e informativa. Un Congreso abierto a una democracia de participación que fortalezca su legitimidad.

No planteo nada parecido a una reforma de la Constitución, algo muy necesario pero que hoy no resulta posible en un escenario de crispación, enorme confrontación y cerrado a un consenso transversal para reformar la Carta Magna. En cambio, si veo posible afrontar la reforma de las reglas de juego parlamentario en España. Debemos intentarlo frente al resurgir de tendencias autoritarias.

El Congreso es quien más puede hacer por transitar la vía hacia una sociedad democrática avanzada, como señala la Constitución. Por tanto, es obligación de quienes nos sentamos en sus escaños promover los trabajos parlamentarios que permitan alcanzar un amplio consenso en torno a las reformas que precisa el Reglamento del Congreso.

La reforma del Reglamento conllevaría cambios de gran interés en capítulos y disposiciones. De modo indicativo señalo las siguientes: sobre el funcionamiento de la Cámara y los Grupos, los trámites de la función legislativa, la mejora de los mecanismos de control al gobierno, las reglas éticas y de integridad parlamentaria, las herramientas y aplicaciones tecnológicas para la participación y transparencia.

A la vista de las lagunas detectadas, las carencias observadas con ocasión de la pandemia y en contraste con los cambios en otros Parlamentos, la reforma del Reglamento es una urgente necesidad. Sin duda, contribuirá a la existencia de un Parlamento Abierto y a la cohabitación entre democracia representativa y democracia participativa.

Esta tarea se verá impulsada por las aportaciones de los letrados y letradas de la Cámara en un documento de bases, abierto y riguroso, dirigido a la Presidencia del Congreso, a la Comisión de Reglamento y a la Ponencia que se constituya para deliberar y consensuar la dimensión y contenidos de la reforma. El proceso de trabajo ha de contar con la comparecencia en dicha Comisión de organizaciones y expertos que enriquezcan la deliberación para avanzar en la democracia parlamentaria.  

 

Odón Elorza / Diputado del PSE-PSOE por Gipuzkoa / Miembro de la Comisión de Reglamento.
San Sebastián, 22 de mayo de 2022 / Publicado el 1 de junio en diariovasco.com  

Leer más..
Suscribirse a este RSS
Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.