Slider

Intervención en la Comisión de Presupuestos en defensa de las partidas de gasto para Presidencia-Moncloa.

Presidenta, Señorías, estimado Subsecretario de Estado compareciente:

Un Presupuesto siempre es algo discutible por la oposición y más si ofrece un incremento - aunque contenido al 5,9 % - de las partidas de gasto y se refiere, como es el caso, a los medios con los que se dota a la Presidencia del Gobierno y Relaciones con Las Cortes. En democracia, la crítica y el control sobre el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado es un ejercicio obligado.

Esta Sección 25 del PGE’21, recoge los recursos para que funcione con garantía la maquinaria central, el laboratorio de ideas, el espacio de análisis, de estrategias, elaboración de planes y dirección del sistema del Gobierno de coalición. Me refiero a Moncloa.

Pero, de entrada, hay algo que sus Señorías no pueden perder de vista: un Presupuesto no es un conjunto de cifras frías. Debe ser un instrumento en favor de una democracia social, un Presupuesto ha de ser una herramienta para forjar una democracia más justa.

Por tanto, no olvidemos la coyuntura de profunda crisis sanitaria, social y económica en la que debe operar este Gobierno para hacer frente a las emergencias, a las transformaciones y reformas estructurales, a las transiciones digital y ecológica o retos propios del siglo XXI, para hacer avanzar las políticas de igualdad y para la preparación y gestión de los proyectos del Plan de Recuperación que contarán con ayudas condicionadas del Fondo Europeo. Así como para cumplir una agenda internacional de presencia y protagonismo activo del Presidente en la UE y otras instancias en defensa de los intereses del país.

Además, el Gobierno tiene que preparar y sacar su Plan Normativo, un plan legislativo a cuatro años, muy ambicioso, a presentar en Las Cortes. Pues bien, todo ello requiere el apoyo de un equipo humano fuerte y capacitado, medios y recursos a disposición de la Presidencia de Gobierno.

A cambio de esas dotaciones es razonable que la ciudadanía y la oposición exijan que las tareas anteriores se ejecuten con acierto, eficiencia, agilidad y con la complicidad y participación - mediante procesos de GOBERNANZA - con otros gobiernos y administraciones en España. Y desde un modelo de Gobierno Abierto, transparente, íntegro, que rinda cuentas del cumplimiento de sus planes y compromisos a la ciudadanía y al Parlamento.

Unos PGE como estos, en esta situación de pandemia, desafección hacia la política, recesión económica e incertidumbres para buena parte de la ciudadanía, dará respuestas a las demandas de la sociedad española y legitiman la democracia. También han de actuar como una herramienta para reforzar esa democracia amenazada por el populismo ultra y los discursos del trumpismo.

Por último, contaremos con un presupuesto -algo que aquí no se valora- que proyecta VALORES. Un Presupuesto debe proyectar valores acordes con el logro de una democracia más justa. Los valores de un Presupuesto en una situación de crisis triple, como la que atravesamos, deben ser valores de empatía social en defensa del interés general, de solidaridad, de igualdad, de aspiración a transformar un modelo productivo para hacer que este país prospere y tenga un futuro. Y este Presupuesto, además de legitimar la DEMOCRACIA, ha de ser democrático en sus objetivos en busca de la justicia social para toda la ciudadanía española.

Muchas gracias.

Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.