Slider

Intervención en la comparecencia de Magdalena Valerio ante la Comisión Constitucional como candidata a la presidencia del Consejo de Estado.

Intervención de Odón Elorza, portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en la Comisión Constitucional, en la comparecencia de doña Magdalena Valerio Cordero, candidata propuesta por el Gobierno como presidenta del Consejo de Estado, a los efectos de la disposición adicional tercera de la ley 3/2015, de 30 de marzo, reguladora del ejercicio del alto cargo de la Administración General del Estado.

Jueves 27 de octubre de 2022

señor ELORZA GONZÁLEZ: Gracias, presidente. - Señora Magdalena Valerio, gracias por concurrir a esta audiencia. El Grupo Parlamentario Socialista quiere, de entrada, agradecer el trabajo desarrollado durante estos años por la hasta ahora presidenta del Consejo de Estado, señora María Teresa Fernández de la Vega, por su esfuerzo sobre todo en modernizar este órgano consultivo, este órgano constitucional por excelencia, por ese esfuerzo para digitalizar la institución, por abrir las puertas a la transparencia y al ejercicio de la rendición de cuentas.

Por cierto, recuerdo esa rueda de prensa de hace dos años para rendir cuentas e informar al detalle de la memoria de actividades del Consejo de Estado. Le animamos a que continúe en esa línea por muchas razones; entre otras, para hacer mucho más cercano a la ciudadanía este organismo fundamental en la estructura de un sistema democrático, como organismo consultivo defensor de los derechos de los ciudadanos y defensor de la correcta aplicación de la Constitución.

Estamos hablando del Consejo de Estado como el órgano consultivo por excelencia, según establece el artículo 107 de la Constitución, un órgano que tiene que desarrollar una función importante en un sistema democrático. En estos tiempos difíciles para la democracia, en los que se impone que todos los mecanismos de la maquinaria democrática, todos los engranajes del sistema democrático funcionen a la perfección cumpliendo sus cometidos, el Consejo de Estado tiene el suyo y debe estar presidido, como usted sabe perfectamente —aquí se ha citado y nosotros los socialistas lo reiteramos—, por el rigor jurídico, por la objetividad e imparcialidad y, en tercer lugar, pero no por ello menos importante, por la independencia en el desarrollo de su función consultiva al Gobierno y también en la emisión de los informes que considere necesarios y oportunos.

Venimos ahora precisamente de unos años en los que el Consejo de Estado ha acordado informes —los tengo aquí referenciados— de gran trascendencia pública por su contenido. Esa independencia por parte del Consejo de Estado respecto del «interés» del Gobierno de España en el contenido de los informes, ha sido una realidad. Ha emitido informes, algunos de ellos preceptivos y otros de carácter diferente, en los que ha subrayado su independencia de criterio.

Por tanto, ha habido, como es lógico, discrepancias, discordancias con la opinión o posición del Gobierno de España. En consecuencia, no está en cuestión la independencia del Consejo de Estado, a día de hoy, ni puede ser tachado de haber cometido atropellos, como se ha dicho aquí, o de no haber seguido realmente su función con independencia, autonomía, objetividad y rigor, sino al revés. Los informes y las discrepancias que ha podido reflejar el Consejo de Estado en temas sensibles como las medidas adoptadas durante la pandemia, el conflicto de Cataluña, la regulación de los fondos europeos, temas educativos como el contenido de los estudios de Bachiller, etc, demuestran bien a las claras que se ejerce la función con independencia que es la posición donde queremos que siga estando el Consejo de Estado.

En medio de esta ceremonia de la confusión, como de alguna manera se pueden entender y calificar las dos últimas intervenciones de VOX y PP, debemos significar para que no se pierda el hilo, el contenido y el sentido de esta audiencia en la Comisión Constitucional, que precisamente usted, Sra Magdalena Valerio, reúne, a nuestro modo de ver y con claridad, la condición de idoneidad en cuanto a que es una jurista reconocida. Su formación jurídica, su práctica legislativa, su participación en la elaboración de diferentes leyes, su licenciatura en Derecho —eso es evidente— y toda su larga trayectoria jurídica y política evidencian claramente que reúne esa condición de idoneidad.

Y para qué hablar de la otra condición o requisito, que es su vínculo y experiencia en asuntos de Estado. Ha citado en su trayectoria su pertenencia al Poder Legislativo en España, al Poder Legislativo en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha, al Poder Ejecutivo del Gobierno de España, al Poder Ejecutivo de la comunidad autónoma, al Ayuntamiento de Guadalajara en su doble vertiente como oposición y como Gobierno; ha citado su participación en distintos organismos de la Administracion del Estado y creemos que su capacidad y visión global de la Administración pública es enorme. Ha presidido la Comisión del Pacto de Toledo, ha gestionado en las áreas de justicia, políticas de empleo, en relación con el Inserso, con el Insalud, Fomento, financiación autonómica, temas de contratación, ...

Vamos, que tiene usted una capacidad sobrada, una relación intensa y una visión global, como decíamos, de lo que son los temas de Estado y del funcionamiento de la Administración. Además, se ha destacado aquí —creo que con acierto porque es importante—, más allá de esa trayectoria profesional y política, su dimensión humana para presidir un Consejo de Estado que tiene que tomar posicionamiento sobre problemas sociales muy importantes.

Su trayectoria humana, humanística, su trayectoria como persona abierta siempre al diálogo, su trayectoria como persona de ideas profundamente democráticas, sus planteamientos como persona feminista, son también valores añadidos que consideramos muy positivamente. Nos satisface el hecho de que una mujer, vaya a presidir de nuevo este Consejo de Estado.

De modo que todo ello, su compromiso con la defensa de las ideas sociales por excelencia, esas que ahora corren riesgo por los tiempos en los que vivimos —pienso en los temas educativos, en las personas sometidas a exclusión, en los migrantes, en los pensionistas, en los excluidos sociales—, le da una dimensión magistral a la Presidencia que ojalá ocupe usted dentro de escasos minutos, con el apoyo ampliamente mayoritario de esta Comisión Constitucional. Es el deseo ferviente de este Grupo Parlamentario Socialista.

Quiero también significar —no me gusta hacerlo, pero nos sentimos obligados a hacerlo en función de la intervención reciente del Partido Popular— que el predecesor, quien antecedió a la presidenta actual, señora María Teresa Fernández de la Vega —voy acabando ya, señor presidente—, fue el señor José Manuel Romay Beccaría.

Lo ha citado la portavoz del Partido Popular y al citarle ha cantado sus excelencias. Pero fue Secretario general de Sanidad bajo el régimen de Franco, subsecretario de Presidencia bajo el régimen de Franco, luego subsecretario del Ministerio de la Gobernación, etcétera, cargos políticos en Galicia. Pero, claro, poco antes de ser presidente del Consejo de Estado fue tesorero del Partido Popular. Digo yo al PP que lecciones vendo que para mí no tengo. Justo antes de tomar la Presidencia del Consejo de Estado había sido Tesorero del Partido Popular después del señor Bárcenas, a quien todos conocemos.

Por tanto, corramos un velo en este asunto, señora Edurne Uriarte, quien sabe que aprecio y respeto. Pero, por favor, no mezclemos asuntos que no tienen nada que ver con la candidata propuesta. (Rumores). De modo que nos reafirmamos en nuestro posicionamiento y esperamos y deseamos grandes éxitos, que los habrá, por parte de esta nueva presidenta del Consejo de Estado.

Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.