Vinaora Nivo Slider 3.x

Frente al acoso y la intoxicación de Casado & Rivera.

Cuando vives volcado en la política, entendida como instrumento transformador, una de las principales preocupaciones debe ser la de trabajar por mantener la ilusión en unas instituciones decentes por parte de una sociedad incrédula acosada por tantas incertidumbres. Y hacerlo con aquellas propuestas de reformas legislativas que sean prioritarias y con medidas de justicia social que requieren, no lo olvidemos, un presupuesto de cambio con capacidad para recuperar el Estado de Bienestar. De ahí que las derechas traten de bloquear por medios antidemocráticos el proceso de  tramitación del Presupuesto del Gobierno para 2019. 

Debemos estar atentos al latido de una democracia maltratada durante largos años, lo que ha provocado, junto a otros factores, la desafección ciudadana hacia las instituciones y los partidos. Solo así se puede percibir cuándo hay riesgo de pasar de la esperanza colectiva al desencanto de la ciudadanía. Más aún cuando las derechas, en solo 100 días, quieren imponer su posverdad; esto es, reescribir la historia de los recortes, de la involución del Estado Social y Democrático de Derecho, ocultar su responsabilidad en la corrupción y anular la Memoria sobre las consecuencias que dejó la dictadura franquista.

Lo cierto es que, en estos momentos, existe el riesgo evidente de que la bronca partidista, el juego sucio y la toxicidad de algunos sectores de los medios de comunicación tapen los avances que supone la aplicación del proyecto Socialdemócrata que lidera el Presidente Pedro Sánchez. Me refiero a los compromisos de un Gobierno, en favor de la regeneración social y democrática, que surgió en una situación de emergencia como consecuencia de una Moción de Censura frente a la corrupción generalizada del PP. 

Por tanto, no se trata de resistir ante el acoso de los discípulos de Aznar, sino de redoblar la acción política con medidas de la Agenda Social (sanidad, educación, empleo de calidad, pensiones, igualdad de género, pobreza energética,...) que ayuden a recuperar la dignidad en la vida de las personas.

Ese ha de ser nuestro principal empeño, conscientes, además, de que es la mejor manera de reforzar la estabilidad del Gobierno y ensanchar la democracia en España, como centro político de referencia en una Europa acosada por movimientos neofascistas y xenófobos que onsideran prescindible la democracia o que tratan de secuestrarla.

Llegados a este punto y observando todo lo que está en juego, en medio de las diferentes crisis, la creciente desigualdad, la corrupción y los abusos de poder, los nuevos desafíos de un mundo globalizado -como son la economía digital y la robotización, la desregulación de un capitalismo financiero especulativo, los paraísos fiscales, las migraciones o el cambio climático- y, junto a lo anterior, el avance de los populismos y la extrema derecha, no podemos olvidarnos de tres herramientas claves a utilizar por la izquierda para avanza con respuestas y alternativas propias. 

Me refiero al uso de la pedagogía -no del marketing- para explicar a la sociedad, de frente y sin desmayo, las decisiones, los errores, los límites y las situaciones conflictivas. Otra herramienta es la movilización de las conciencias y de las gentes en la calle para que participen en la defensa de sus legítimos intereses y de una democracia participativa y deliberativa. Por último, conviene insistir en que la práctica continuada de la ética política es la mayor garantía para mantener la credibilidad de un proyecto y de quienes están en el ejercicio del poder, algo que siempre desgasta.

Odón Elorza  /  Diputado Socialista por Gipuzkoa PSOE

26 de septiembre de 2018

Publicado en el diario público.es

Archivo

« Octubre 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
Copyright © 2014 - odonelorza.com - Todos los derechos reservados.