Slider

LA MEMORIA DEL PSOE MANCHADA POR UNOS INDESEABLES.

Debemos demostrar que no hay una pandemia de corrupción entre los Socialistas. Por eso aplaudo el código ético y la transparencia de cuentas, sueldos y patrimonio.

Todavía no he superado el mal cuerpo que me dejó la insospechada noticia sobre la pequeña fortuna que ocultaba el dirigente de la UGT y del PSOE de Asturias, Fernández Villa. Para más vergüenza parece que afloró el dinero aprovechando la vía de la amnistía fiscal de Montoro, tan criticada por nosotros los socialistas.

Duele tener que escribir sobre un hecho que nos llenan de sonrojo, especialmente a las buenas gentes del socialismo asturiano que saben del poder que ejerció el líder minero. El mismo que durante años impuso su ley en el PSOE-Asturias. Pero pienso que es mejor hablar de ello, reflexionar en voz alta y sacar conclusiones en una catarsis necesaria sobre el panorama general de la corrupción que pasa por sentar en el banquillo a un buen número de chorizos.

La noticia se produce en una semana en la que la nueva dirección del Partido Socialista aprobaba un Código Ético riguroso para sus cargos públicos, como exige la calle, y se desnudaba subiendo a las redes sociales información sobre las cuentas y deudas del PSOE, así como sobre el patrimonio y retribuciones de los dirigentes. Dos excelentes decisiones, obligadas y coherentes con la transparencia que reclamamos a los demás y con la vuelta a una actitud ética de la que nunca debimos despegarnos. La pena es que se ven tapadas por la actualidad del ébola, Cataluña y nuevos casos de corrupción.

El caso del líder ugetista se une al de consejeros del PSOE en Caja Madrid que usaron la tarjeta visa opaca; a los ex-cargos públicos socialistas -pocos pero de relevancia- con derecho a cobrar retribuciones con una justificación muy discutible; a los usuarios de puertas giratorias ; a beneficiarios de ayudas públicas más que dudosas con sumarios abiertos por los jueces; a los cobradores -en el pasado- de donaciones de empresas, a los que se dedicaban al tráfico de influencias ..., etc. No supimos poner freno a actitudes ilegales o inmorales.

Eran como una pelota sin control que fue creciendo en un mar de condiciones favorables a la relajación de la ética política y de los principios democráticos. A causa del insuficiente control de los organismos reguladores y de la agencia tributaria, por el clima que provocaron las relaciones con amistades peligrosas y contaminantes, por un uso de las cotas de poder que ostentábamos que no sirvió para hacer avanzar la cultura democrática a todos los niveles, y por la presencia de una teoría -asumida por algunos- de que casi todo era justificable para cubrir los gastos de un convento que crecía y tenía que soportar el pulso electoral de una derecha sobrefinanciada por su mundo empresarial. Claro que nuestras deudas nos hicieron perder libertad de acción.

Hace poco expliqué en una reunión del Grupo Socialista del Congreso cómo habíamos perdido estos tres años para abordar, con decisión firme, la regeneración democrática dentro del partido y en el seno del desprestigiado sistema institucional y financiero. Guardo el correo que envié en enero de 2012 a los dos candidatos a la Secretaría General que se elegía en el Congreso del PSOE en Sevilla. Les pedía que, ganara quien ganara, se aprobara una resolución solemne y en profundidad contra la corrupción. No sólo no se hizo sino que ni siquiera se produjo una referencia a la corrupción en el Congreso Federal, ignorando que en la calle se extendía el desprecio al bipartidismo y la exigencia de regeneración democrática.

Fuimos muy lejos en la construcción de un Estado del bienestar que la derecha post franquista ha eliminado por decreto-ley. Pero cometimos -o dejamos cometer- errores que han cabreado a la población hasta el límite, como la reforma exprés del artículo 135 de la Constitución. Hoy el tiempo corre en nuestra contra porque la ciudadanía sufriente no olvida y porque cada semana aparece otro caso que - sin querer entrar en comparaciones con el enorme volumen de corrupción de la derecha, porque no consuela - nos hunde un poco más. Y aún falta el juicio sobre los ERE y el caso de los cursos de formación en Andalucía, que podría ser una bomba de efectos retardados.

Los socialistas no vamos a tirar la toalla, de ahí la obligación de anticiparnos con la investigación de "asuntos internos" desde el comité federal de ética y garantías sobre comportamientos contrarios a nuestros valores. Para evitar que se repitan vías de financiación ilegal como en su día Filesa, casos en los que algunos se llevaron dinero al bolsillo o regalaron dinero público a amigos e incluso para aclarar situaciones en las que los socialistas tengamos que asumir públicamente una responsabilidad política por un mal funcionamiento de la administración o por una gestión descontrolada del presupuesto de una institución.

Sigo defendiendo que el PSOE es un patrimonio colectivo, que pertenece a los miles y miles de mujeres y hombres honestos que han luchado bajo su sigla por la igualdad, la justicia social, los derechos básicos de las personas y la libertad. Y muchos dejaron su vida o buena parte de ella por trabajar en favor de los demás. Por eso y por ellos debemos actuar. Su memoria no puede verse manchada por algunos indeseables que han provocado en la ciudadanía la idea de que existe una pandemia de corrupción entre los políticos.

La herida sangra y lo hace por la gestión de la crisis y por culpa de una corrrupción que la ciudadanía imputa a los vicios y errores de un sistema político institucional ycuya responsabilidad sitúa en los dos grandes partidos. Los compromisos de tolerancia cero y las decisiones que ya están tomando con acierto Pedro Sánchez y su equipo, han de cumplirse para intentar cerrar la herida y recuperar la credibilidad del PSOE. Podemos tomar más medidas; entre otras las de prevención, depuración y colaboración con la justicia. Sólo se necesita un bisturí largo y mucho valor para llegar hasta el final. ¡Y tiene que ser ya!

Publicado en publicoscopia.com

12 de Octubre de 2014.

Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.