Slider

¿QUÉ HAY DETRÁS DEL GOLPE DE ESTADO A LA DEMOCRACIA EN RTVE?

El que fuera responsable de RTVE en los dos últimos años del mandato de Aznar (2002-2004) con episodios tan infames como el del 11M, el comisario político del PP acusado de manipular la información y de dirigir el ente público con acusado sectarismo en aquella etapa gloriosa del aznarismo, vuelve al frente de la televisión pública para rematar su faena y liquidar su escasa audiencia. Y, de paso, a una parte de la plantilla.

No tengo palabras para expresar la desvergüenza de Rajoy y el PP al imponer con su mayoría absoluta el nombramiento de Jose Antonio Sánchez como próximo Presidente de RTVE. Y reconozco que me siento cabreado e impotente al comprobar que Rajoy se burla de la exigencia de acordar un proceso de regeneración democrática en la toma de decisiones que afecte a todas las instituciones que debieran funcionar con independencia y respeto al pluralismo.

El sistema institucional, con todos sus vicios, vive un tiempo de descuento porque la ciudadanía ya no aguanta más abusos antidemocráticos ni más escándalos que han desbordado su capacidad de aguante. Pero algunos no aprenden y quieren morir matando. Son los que admiran la "capacidad comunicativa" de un Presidente que se dirige a la sociedad española desde una pantalla de plasma, sin admitir preguntas, sin ser capaz de censurar y condenar con todas las consecuencias los comportamientos de los Barcenas, Blesa y Rato, quienes esta próxima semana voten a Sanchez como Presidente de RTVE al margen del consenso. Y le aplaudirán a rabiar.

Reconozco que como testigo de este nuevo fraude a la democracia no acabo de comprender la celebración de reuniones con la vicepresidenta del Gobierno para hablar y negociar medidas de regeneración Tras una semana protagonizada por la débil posición de Rajoy sobre las responsabilidades de Rato, la aprobación Inicial en el Congreso de una Ley de Seguridad Ciudadana -bautizada como ley mordaza- que resucita el espíritu de la Ley de Orden Público del franquismo y el remate final de RTVE, considero que debiéramos darle un portazo sonado en sus narices. ¡Que se rían de otros!

El comisario político de RTVE no ha demostrado en su comparecencia en el Congreso la talla profesional ni personal necesarias para ponerse al frente. Es un arrogante hombre de partido que viene de dirigir TeleMadrid, un ejemplo de manipulación informativa y de censura de noticias, en donde aplicó un ERE al dictado de Moncloa. Su perfil le incapacita para gestionar un modelo de televisión de calidad, al servicio de la ciudadanía y que asuma valores para mejorar la salud democrática del país. La única garantía que nos ofrece Sanchez es la de expulsar todavía a más espectadores y dejarles en manos de las teles privadas.

No es difícil entender lo poco que le importa la RTVE pública a un Gobierno que tiene ya a su servicio a la mayor parte de los medios de comunicación privados y públicos en toda España. De eso saben mucho Cospedal, Fabra y compañía. Para el PP, una organización que expresa los tics de su ADN franquista que le deja sin credibilidad democrática, lo único que significa la televisión pública es una fuente de críticas por la oposición desde el Congreso y un gasto que consideran innecesario.

Vengo defendiendo en distintos foros que vamos con gran retraso en el obligado cambio de procedimiento para la elección de los máximos responsables y miembros de las importantes entidades y organismos reguladores, en favor de un método propio de un sistema democrático que garantice la defensa de la división de poderes y que prime la independencia, la valía personal, la trayectoria profesional y la capacidad de suscitar consensos por parte de las candidatas y candidatos. Hay que acabar con las cuotas de partido y la colonización de instituciones encargadas de controlar el correcto funcionamiento de las instituciones políticas, financieras y judiciales.

Casi nadie sabe que esta fue una de las discusiones más intensas en una Comisión de la última Conferencia Política del PSOE y que la enmienda que defendí ganó la votación, con claridad, al texto de la ponencia oficial defendida por Ramon Jaúregui. Conviene no olvidar cuál fue el sentimiento mayoritario de los delegados socialistas en un asunto de trascendencia para no incurrir nunca más en un error que ha traído graves consecuencias para la democracia y para la credibilidad de los partidos que hemos gobernado en este país. Me refiero al procedimiento para nombrar al Tribunal Constitucional, Consejo General del Poder Judicial, RTVE, Defensor del Pueblo, Comisión Nacional del Mercado de Valores, Tribunal de Cuentas, Gobernador del Banco de España ...

Sólo con pensar en los intereses que primaron para efectuar los nombramientos de Blesa, Rato - un personaje que fue Ministro, dirigió el FMI y que estuvo en la pelea con Rajoy para suceder a Aznar- o de quienes en las Cajas hicieron uso ilegal e inmoral de tantos privilegios en el más absoluto descontrol y con las consecuencias que han provocado, debería haber llevado al PP a no cometer este golpe de estado a la democracia en RTVE.

Pero les ciega su intento de vendernos con descaro la propaganda de una mejoría de la economía española y de ocultar el crecimiento de la pobreza, la exclusión social y la incertidumbre laboral y de pensiones en millones de familias. ¡Cuántas razones para presentar una Moción de Censura a Rajoy con un programa económico-social alternativo!

Publicado en publicoscopia.com

19 de Octubre de 2014.

Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.