Slider

ES EL MOMENTO DE PRESENTAR UNA MOCIÓN DE CENSURA CON UNA ALTERNATIVA ECONÓMICA AL PP.

No veo otra salida, aunque entrañaría riesgos y provocaría críticas interesadas. Los socialistas sabemos que la gestión equivocada de la crisis en sus inicios y la pérdida durante años de la pasión por la democracia dificultan hoy nuestra capacidad para ganar credibilidad y fuerza electoral.

Pero, además, la incapacidad del Gobierno para afrontar, con todas las consecuencias, la regeneración democrática así como la manipulación que hace el PP de la llamada recuperación de la economía española no son una ayuda para nuestro despegue tras la elección democrática de Pedro Sanchez que ha superado bien, con errores incluidos, sus cien días al frente del PSOE.

Tras la dimisión de Rubalcaba y toda su ejecutiva, el PSOE de Pedro Sanchez ha aprobado un código ético, publicado en las redes sus cuentas, deudas, retribuciones y bienes de los dirigentes, votó contra el nombramiento de Juncker y Arias Cañete, ha expulsado a los consejeros socialistas que usaron la tarjeta opaca de Caja Madrid y ha presentado batalla a unos Presupuestos del Estado profundamente insolidarios adelantando el Secretario General, en su intervención, las bases de una nueva política económica y de industrialización que no han encontrado suficiente eco en los medios de comunicación.

Para mayor desgracia, los escenarios que podemos vislumbrar de cara a la gobernabilidad de los Ayuntamientos, Comunidades Autónomas y Gobierno Central, por la previsible fragmentación electoral, hace que se extienda la sombra de una gran coalición. Un objetivo auspiciado por quienes pretenden mantener una determinada concepción de la política al servicio de las clases dominantes con unas estructuras de poder que piden a gritos su democratización.

La recuperación del liderazgo social perdido por el PSOE (ver "La Comunicación de Pedro Sanchez y el mensaje de esperanza") pasa por revisar y rectificar el contenido del artículo 135 de la Constitución y construir un modelo económico alternativo al de la derecha, capaz de gestionar la salida de la crisis desde criterios de justicia social y de redistribución de cargas y sacrificios. No obstante, a la vista están las dificultades de ofrecer una alternativa que no suponga más austeridad en el gasto social en aquellos países, como Francia, Italia o Alemania, donde la izquierda muestra dificultades para distanciarse de las recetas de la derecha europea.

Necesitamos un proyecto económico alternativo dirigido, entre otros objetivos, a modernizar las estructuras empresariales ineficientes y viciadas; acercar la innovación, la ciencia y el conocimiento a grandes capas de la población y a las pequeñas empresas; aprobar una reforma fiscal más progresiva y el combate contra la evasión y el fraude fiscal; un control efectivo sobre la Banca española y las decisiones de las grandes empresas; reconstruir el Estado del Bienestar para hacerlo sostenible y eficiente; hacer la reconversión del sector de la construcción; apostar por un tejido económico que se apoye en sectores empresariales que crean en la innovación y la sostenibilidad, pensando en competir en un mundo global; dar protagonismo y calidad a la formación profesional y pedir productividad a empresas y trabajadores para ser competitivos en base a un pacto sobre rentas.

La Moción de Censura a Rajoy podría incorporar un listado de compromisos relacionados con: el empoderamiento de la ciudadanía; la regeneración y el prestigio de las instituciones; la garantía de la división de poderes; la configuración federal de un modelo territorial que sea eficiente y aporte cohesión a un Estado que ha de ser reconocido como plurinacional y multicultural; la modificación y el refuerzo del sistema de educación y sanidad pública; y la defensa de una política en la Unión Europea más social, de la mano de los Partidos Socialistas y Socialdemócratas europeos, que ha de presionar para flexibilizar las reglas del pacto de estabilidad, regular los mercados especulativos y actuar sobre los paraísos fiscales.

Los desatinos de las políticas antisociales que provocan el crecimiento de la desigualdad, la incertidumbre de millones de familias y la pobreza son responsabilidad de Rajoy, que ve cómo se estrecha el circulo de la corrupción en su entorno. Todo nos llevan a la conclusión de que la regeneración y una salida de la crisis que conlleve realmente la creación de empleo digno no serán posible mientras siga en La Moncloa el amigo de tantos imputados y máximo responsable de la financiación ilegal del PP. Situación esta que repercute en el Partido Socialista al haberse extendido el rechazo social hacia el sistema bipartidista. Por eso se impone una respuesta contundente e inmediata. De lo contrario la ciudadanía y la historia nos juzgará con dureza.

Publicado en publicoscopia.com

24 de Octubre de 2014.

Odón Elorza

Espacio de diálogo e interacción con el diputado socialista por Gipuzkoa.

Copyright © 2014 - 2018 - Odón Elorza. Todos los derechos reservados.